https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

El centenario en 270 minutos

Gameiro, en el momento de marcar el 2-2 contra el Arsenal. / afp photo/javier soriano
Gameiro, en el momento de marcar el 2-2 contra el Arsenal. / afp photo/javier soriano

El Valencia, con tres partidos por delante para ser cuarto en Liga y ganar la Copa

TONI CALERO

Nadie pudo poner un pero a la clasificación del Arsenal. «Encajando siete goles en dos partidos es imposible jugar una final. Ellos han sido muy superiores», resumió Marcelino. Ni el técnico ni tampoco los futbolistas fueron capaces de contrarrestar el juego de ataque del Arsenal, superior al Valencia tanto en la ida como en la vuelta de la eliminatoria. Los blanquinegros se quedaron sin la final de la Europa League, desperdiciando una de sus dos bazas para repetir en Champions, meta y objetivo estratégico del club a nivel económico. Con el tiempo justo para recuperarse y olvidar el mazazo vivido en Mestalla, al Valencia le toca asumir que se juega la temporada en 270 minutos. Alavés, Valladolid y Barcelona. El trío de rivales a superar para intentar llegar a la cuarta plaza en Liga (donde depende del Getafe) y ganar la Copa del Rey.

«Un sueño se escapa, pero lo más importante es que otros siguen a nuestro alcance», escribió Gabriel Paulista tras la eliminación europea. «Fue una noche dura, pero todavía nos quedan cosas importantes por jugar en estos últimos tres partidos. Haremos todo lo posible para alcanzar los objetivos», apuntó Rodrigo. En la misma línea se expresaron muchos de los miembros del vestuario valencianista e incluso el presidente de la entidad, Anil Murthy.

Mañana regresa el Valencia a la Liga, donde todo apunta a que necesitará ganar sus dos encuentros para desbancar al Getafe de la cuarta plaza. A partir de las 18:30 horas, intentará superar a un Alavés que no se juega nada porque sus opciones de alcanzar la zona europea son remotas, mientras sigue con atención el partido del Camp Nou. El Getafe inicia esta mini Liga de dos partidos con tres puntos de ventaja y la casa del campeón, a priori, es un lugar del que puede salir derrotado. Los de Bordalás reciben en la última jornada al Villarreal, que podría estar jugándose la permanencia. Los apuros de la salvación también pueden afectar al Valencia, puesto que el 19 de mayo los de Marcelino viajan a Valladolid y el equipo pucelano también tiene números para llegar a la última cita con la necesidad de puntuar para continuar en Primera.

Gabriel Paulista: «Un sueño se escapa pero lo más importante es que otros siguen a nuestro alcance»

Todas las cuentas, no obstante, pasan porque el Valencia haga los deberes. Y para ello está obligado a recuperar la fortaleza defensiva perdida en este último mes de competición. Desde que perdió por 2-0 en el campo del Rayo, el equipo de Marcelino sólo ha logrado dejar su portería a cero en un encuentro, en la vuelta de los cuartos de final de la Europa League contra el Villarreal. El conjunto blanquinegro ha triplicado la cifra de tantos recibidos en este tramo. Los cuatro goles que le endosó el Arsenal elevaron a 18 el número de goles de sus rivales en la última decena de encuentros disputados.

Contra el Alavés vuelve a sufrir el Valencia el problema de la ausencia de Coquelin y además, los vitorianos jugarán en Mestalla mucho más descansados que el rival. «Tenemos que intentar arriesgar ante el Valencia y ser un equipo valiente», reconoció Abelardo. «Marcelino es un espejo donde mirarme, normalmente utilizamos el mismo sistema, sus equipos son muy intensos y muy reconocibles. Han hecho una grandísima Liga y tienen un gran equipo», concluyó. La cuarta plaza se situó desde el verano como el destino necesario del Valencia en la temporada del centenario. El proyecto pasa por conseguir una estabilidad en Champions y tanto Marcelino como los futbolistas deben trabajar para centrar la mirada en el Alavés y el Valladolid sin pensar más en la superioridad del Arsenal o la final de la Copa contra el Barça.

Ese partido, el del 25 de mayo en el Benito Villamarín, se convirtió en la gran ilusión del valencianismo. Desde 2008 no ha alcanzaba el conjunto blanquinegro ninguna final. Cuando se celebre el partido ante el Barça ya sabrá el Valencia si el objetivo Champions se ha conseguido. El título de Copa es la guinda deportiva para el centenario.

Más