https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

El centenario abre en Glasgow la cuarta vía

Gameiro, seguido de Neto, en el calentamiento en el Celtic Park. / reuters/lee smith
Gameiro, seguido de Neto, en el calentamiento en el Celtic Park. / reuters/lee smith

El Valencia inicia la Europa League en plena mejoría y casi en la final de Copa | El equipo de Marcelino viaja sin Rodrigo, Gayà, Mina, Roncaglia ni Paulista ante los de Rodgers, que llevan siete victorias seguidas

TONI CALERO * ACALERO@LASPROVINCIAS.ES

glasgow. Ver al Manchester United deshaciéndose por completo en Old Trafford ante el Paris Saint Germain recordó el pobre paso del Valencia por la Champions League. Escuece, visto el nivel, el tremendo error de Suiza que dejó al conjunto blanquinegro a merced del United, finalmente acompañante de la Juventus en los octavos de la Liga de Campeones. El giro experimentado por el Valencia desde mediados de diciembre ha ayudado a enterrar las malas sensaciones, pero fueron esos resultados los que llevaron al equipo de Marcelino a jugar en Celtic Park el día de San Valentín. La Champions es historia y hoy se abre la cuarta vía del centenario, la de la Europa League. Un Valencia que ha reducido la distancia respecto a la zona europea en Liga, roza la final de Copa del Rey y encuentra en el torneo 'B' del Viejo Continente otro motivo para pelear por un título esta temporada.

Cuarenta millones de libras costó el actual estadio del Celtic, donde según reconoce Mista, héroe valencianista de la última visita al costado verdiblanco de Glasgow, «no se escucha ni al árbitro» por 'culpa' de 60.000 aficionados que arrancan los partidos con el 'You'll never walk alone' y finalizan afónicos en su afán por dominar Escocia y devolver al Celtic al primer escalón del fútbol europeo. El Celtic (137 años de historia) se mide hoy a otro club centenario; una entidad que también acumula mucho tiempo sin sacar las uñas en Champions ni Europa League y, aunque castigado físicamente, es favorito para doblegar al Celtic y meterse en octavos de final.

Las remontadas coperas frente a Getafe y Betis aportaron altas dosis de euforia tanto en la grada como en el vestuario valencianista pero secaron las fuerzas de los futbolistas. Se vio con claridad ante la Real Sociedad, especialmente en una primera parte de brazos caídos y la consecuente falta de ideas. Marcelino ha perdido por el camino a dos hombres importantes (Santi Mina y Gabriel Paulista) mientras que la fatiga le obligó a considerar la necesidad de no tramitar los billetes a Escocia de Rodrigo Moreno y José Luis Gayà. Son cuatro bajas de mucho peso que se unen a la de Facundo Roncaglia, notable en su primer partido como jugador del Valencia y que arrastra una sanción europea desde 2017, cuando se enzarzó en una pelea peleando las semifinales con el Celta en Old Trafford.

El técnico asturiano, al menos, recupera a Mouctar Diakhaby para que el francés acompañe a Garay en el centro de la zaga. No quedan centrales en el banquillo y cualquier contratiempo necesitaría de un parche. Piccini y Lato apuntan a los laterales, donde esperará su turno otro zurdo criado en Paterna, Álex Centelles, la gran novedad de la convocatoria valencianista. Regresó a la misma Kang In Lee después de dos ausencias consecutivas. Wass sería el encargado de la banda derecha y al otro lado la duda lleva con Cheryshev y Guedes. Uno de ellos jugará pegado a la cal y el otro en la punta de ataque para acompañar a Kevin Gameiro, auténtico especialista de la Europa League (cuatro títulos). El que parece que no se estrenará de inicio es Rubén Sobrino.

El Celtic sabe de sobra que su clasificación depende de su capacidad para hacerse fuerte como local. El conjunto de Brendan Rodgers no tiene una plantilla para lanzar cohetes, pero llega en buen momento con siete triunfos consecutivos.