https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg
Fútbol | Valencia CF

Las cábalas de Lim para veranear feliz

Las cábalas de Lim para veranear feliz

«Una leche es fácil vender jugadores, se venden cuando te los compran», llegó a decir Llorente en una Asamblea | El recordatorio de Alemany de que el Valencia debe sacar por traspasos 45 millones confirma la constante del club de los últimos años

JUAN CARLOS VALLDECABRES

Tampoco descubrió nada del otro mundo Mateo Alemany este miércoles cuando en el corazón de la ciudad deportiva recordó para los desmemoriados que el Valencia sigue fiel a la 'tradición': la de vender jugadores para sobrevivir. Por algo está incluida esa disposición en el presupuesto, aunque bien podría colgar ese lema del dintel de la entrada de la zona noble del club, por ser algo constante en los dirigentes de los últimos diez años. Que le pregunten a Manuel Llorente si esa necesidad de traspasar cada verano futbolistas le trajo o no dolores de cabeza y, por añadidura, también un buen capazo de críticas.

«Una leche es fácil vender jugadores; se venden cuando te los compran». Así se las gastaba el citado Llorente cuando, soliviantado en una Junta de Accionistas de 2011, veía cómo su gestión económica era tiroteada por el socio. Al aficionado no le hace nada de gracia que cada mercado estival el club tenga que vender a sus estrellas para cuadrar los balances pero como siempre pasa, sólo los resultados borran el enfado general. De cualquier manera, lo que se manejaba de intereses económicos en aquellos tiempos no tiene nada que ver con lo que se maneja ahora.

La cuestión en presente es si el Valencia, y más en concreto Mateo Alemany, sabrá sacar partido de este mercado tan desorbitado en el que se ha metido el fútbol actual y que desde el mismo club valencianista califican de 'burbuja' al más puro estilo inmobiliario. Con la Premier reventando precios, la liga china pagando barbaridades en salarios y con las principales potencias europeas estirando cada vez más las cifras, en el Valencia sueñan con cumplir los pronósticos de una manera menos traumática de lo que se podría esperar en un principio. De la misma forma que se sabe que Gonçalo Guedes es inaccesible, se observa con cierta calma las necesidades de equilibrar el presupuesto.

Hoy por hoy y para alcanzar esos 45 millones de euros, bastaría con encontrar un buen comprador para Joao Cancelo (valorado según el portal especializado Transfermarkt en 20 millones, aunque la opción del Inter llega a los 30); convencer en China de que a Nani (con un valor de 7,5) todavía le queda tanto fútbol como glamour, y pensar por último en sacar un buen pellizco por alguno de los actuales valencianistas.

En ese último paquete no habría que perder de vista, por ejemplo, una posible venta de Montoya (vino gratis y su valor ronda los 15 millones); de Garay (siempre perseguido por las lesiones, y aunque costó 22 podría sacarse más de los 15 en los que se fija su precio); y/o alguno de los delanteros que con Marcelino han vuelto a recuperar crédito en el mercado: Zaza y Rodrigo, ambos valorados en 25 millones cada uno aunque tal y como está el mercado parece hasta ridícula esa cifra.

Desde luego, el Valencia estaría encantado en sacar dinero por otras vías, pero prácticamente parece poco menos que imposible. Ahí entran jugadores que han supuesto un auténtico fiasco para la política de Peter Lim. Véase los 800.000 euros que sólo se obtuvieron en su día por Aderlan Santos (costó 9,5 y está cedido hasta diciembre de este año en el Sao Paolo y con opción de compra de 4 millones), como la situación de Abdennour, cedido al Olympique de Marsella hasta junio aunque tiene la posibilidad de seguir allí un año más. Por ahora, lo mejor que puede hacer Peter Lim es no pensar en los 21,8 millones que tuvo que pagar para fichar al tunecino (más otros 6,8 por cláusulas).

No hay que perder de vista las sumas que, poco a poco, podrían aliviar el verano al máximo accionista. Un poco de aquí (Bakkali, que vino gratis) y otro de allí (Medrán, si sigue sin contar para los planes de futuro).

En 2009, por acotar de alguna manera la época más reciente del valencianismo, Llorente ya se vio 'forzado' a vender a Albiol al Real Madrid (15 millones). Desde entonces hasta ahora, la puerta de salida se ha abierto de una manera casi constante en cada verano, si bien en 2017 los que salieron lo hicieron muy devaluados por la nefasta campaña del equipo. Las cifras anteriores, en cambio, más o menos se ajustan a las realidades actuales. Hace ocho años se marcharon Villa (42) y Silva (30) marcando unas cifras increíbles.

Un año después hacían la maleta los Mata (24), Joaquín (4,2) e Isco (6); mientras que en 2012 y todavía con Llorente en el cargo, Jordi Alba dejaba 14 millones en caja, Pablo 7, Topal 4,6, Aduriz 2,5 y Moyá 2.

El subidón, por así decirlo, volvió a producirse en 2013, con Amadeo Salvo como presidente: Soldado (30), Tino (6,5) y Valdez (3), como operaciones de más peso. Más de 40 millones en definitiva. Como el verano siguiente (2014): Mathieu (20), Bernat (12), Rami (4), Carles Gil (6), Banega (2,5) y Guardado (casi 3).

Con Lim en plena efervescencia, en verano de 2015, de un plumazo entraron 45 millones (Otamendi). Y el año siguiente fue el 'desmadre': desde los 40 de Mustafi, hasta los casi 32 de Alcácer, pasando por los 35 fijos más otros 35 en variables de André, sin olvidar el pellizco de 2,7 de Barragán o los 3 que se garantizaron con De Paul. Cuando ha querido vender, Lim ha vendido.

Por supuesto, las necesidades de ahora nada tienen que ver con aquellos primeros años en los que la crisis financiera empezaba a tomar cuerpo en la entidad. Si ahora Alemany tiene el reto de ventilar activos por 45 millones sin que el potencial de la plantilla se resienta, el Farir Play se cumpla y que la afición se escandalice, la verdad es que cada año el Valencia se ha manejado por cifras bastante importantes en lo que a ventas se refiere. Es una constante. Otra cosa será si este verano de 2018, al supuesto de perder el tren de la Champions, hay que añadir la carga de la UE, el conflicto de Porxinos y, por supuesto, las cuentas pendientes con Bankia.

Más

Fotos

Vídeos