https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

En busca de un nuevo rey de Copas

Mendieta levanta la Copa del Rey en Sevilla en 1999. /AP / J. Muñoz
Mendieta levanta la Copa del Rey en Sevilla en 1999. / AP / J. Muñoz

De Mundo a Kempes, los títulos del Valencia en el torneo se han logrado con goles de mitos en la historia del club

MOISÉS RODRÍGUEZ

El 29 de junio de 1941, la prensa española publicaba fotos de soldados alemanes desplegándose en territorio soviético. Era la Operación Barbarroja, esto es, la invasión de la URSS por parte de las tropas de Hitler. Los conflictos bélicos dejan vencedores y vencidos y, sobre todo, millones de vidas truncadas. En el fútbol, el derrotado sufre la amargura durante un tiempo, pero la victoria queda para siempre. Y aquel verano de Segunda Guerra Mundial emergió el primer héroe del Valencia en la entonces denominada Copa Generalísimo.

Fue Edmundo Suárez de Trabanco, 'Mundo', todavía máximo goleador en la historia del Valencia. Nadie mejor que él para abrir el palmarés del club en el torneo del K.O. Las crónicas de la época hablan de un partido discreto, pero el vasco actuó de desatascador contra el Espanyol. Mundo tiene el honor de haber sido rey de copas sobre el césped y en el banquillo. Muchos años después, en 1967, dirigía a una generación de futbolistas que hicieron historia y que amaban al Valencia. «Nosotros sentíamos que ya era un premio estar en esa final, y hay que afrontarlo así. Luego hay que saber tener la paciencia y la tranquilidad necesarias para ganar un partido de esas características», señala Paquito, protagonista en esa final de 1967 que encarriló Jara y donde él hizo el 2-0 que dio cierta tranquilidad. El Athletic pondría la emoción recortando distancias.

Otro mito de ese equipo, el cerebro de la medular, Roberto Gil, recuerda el momento de alzar la Copa del Generalísimo como uno de sus instantes más felices como futbolista. «Participé en todos los partidos y acabar recogiendo el trofeo como capitán es una experiencia que recordaré mientras viva. Ganar un título en España es lo más grande que hay, al menos para mí», señaló el mito de Riba-roja en una entrevista reciente concedida a este periódico. Eran futbolistas de otra pasta. Gente que no quiso salir del club aunque les tentasen con contratos mayores. Otro fútbol, espectacular de distinto modo. Como lo fue la final de 1949, cuando Franco felicitó a los capitanes de Valencia y Athletic por la final que habían protagonizado.

Aunque en la edad moderna no han completado toda su carrera en el club, los goles decisivos en las finales de Copa han estado reservados a futbolistas notables, mitos en definitiva, del Valencia. ¿Quién será el próximo? «Felicidades para todos los que hicieron posible esta gran oportunidad de conseguir darle una nueva alegría a su afición», señala Mario Alberto Kempes, autor de los dos tantos que noquearon al Real Madrid en 1979.

El Matador lo tiene claro. En la imagen que publicó en sus redes sociales aparece él con la camiseta de la Senyera y está flanqueado por su compañero 'Piojo' López y Rodrigo Moreno. Ha quedado demostrado que si el hispano brasileño está inspirado, al Valencia le va todo mejor. Decisivo contra Getafe y Betis, se retiró de la vuelta de semifinales para protegerse de una posible tarjeta que le acarrease sanción.

Quizás la Copa tenga un pedacito de historia del Valencia reservado para él. Como el que compartieron Mendieta, Piojo y Camarasa en 1998. Los tres degustaron juntos el honor de levantar el trofeo en Sevilla. El argentino, en estado de gracia, marcó dos goles vitales, pero en la memoria de todo aficionado ha quedado la obra de arte que dibujó Mendieta en la Cartuja. Aquella noche salió casi todo bien. Sólo amargó la fiesta el adiós de Ranieri, el hombre que escribió el prólogo de la era más gloriosa del Valencia moderno, con Benítez en el banquillo.

Después, casi sin esperarlo, llegó el último título hasta la fecha. Con un clima enrarecido, Mata abrió el camino de la victoria menos celebrada en la historia centenaria del Valencia. Ahora, justo cuando ayer se cumplieron 100 años de que se redactase el acta fundacional del club, la afición quiere que la octava se celebre como se merece. Investir como toca al nuevo rey de copas.