https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

Bola de partido en la lucha por la Champions

Marcelino, durante su comparecencia previa al encuentro ante el Sevilla.  / damián torres
Marcelino, durante su comparecencia previa al encuentro ante el Sevilla. / damián torres

El Valencia no puede permitirse un tropiezo ante un rival que comparte el mismo objetivoMarcelino insiste en que el encuentro no es una final pero si el Sevilla consigue la victoria tendrá 13 puntos de ventaja

TONI CALERO

valencia. Cómo prepararse para jugar una final el 8 de diciembre, cuando aún quedan 72 puntos por delante y ni el técnico ni tampoco los futbolistas quieren cargarse una mochila extra de presión para recibir al Sevilla. La gestión previa al encuentro es difícil, quizás por eso Marcelino insiste en que el choque de esta tarde no es definitivo, aunque lo cierto es que una victoria visitante pintaría de negro el futuro inmediato del Valencia. Los papeles se han intercambiado desde la pasada temporada y ahora es el Sevilla de Pablo Machín el que mira desde la azotea la comprometida situación de un rival directo en la lucha por una plaza de Liga de Campeones.

Valencia y Sevilla solventaron sin angustias ni brillantez sus respectivos duelos de Copa, donde los técnicos aprovecharon para dar cancha a los menos habituales. Marcelino y Machín tenían el cuerpo en la Copa y la mente puesta en el duelo liguero de Mestalla. Hoy se desplegará en la grada un tifo con la leyenda 'Etern', previsiblemente con una gran afluencia de público, y ante los ojos de Peter Lim, que no estuvo ayer en la junta de accionistas pero sí se apunta al partido.

El club necesita repetir en Champions para no comprometer aún más su plan económico y hoy pone en juego gran parte de sus aspiraciones. No es ningún secreto que la Liga está apretadísima, pero la distancia entre Sevilla y Valencia es de diez puntos y esta tarde puede reducirse a siete o estirarse hasta los trece. Un trecho que obligaría al conjunto blanquinegro a bordarlo en la segunda vuelta y aún así seguiría dependiendo de los resultados sevillistas. «Jugamos contra un rival que se presume directo para lograr el objetivo y necesitamos ganar de forma consecutiva, tener un trayecto de buenos resultados. Ahora tenemos 6 de 9 y si somos capaces de alargar la racha nos engancharemos», apuesta Marcelino.

El Valencia ha preparado un tifo para un partido que Lim verá desde el palco

El técnico quiere que su equipo afronte el choque «con personalidad y positividad» después de dejar una pobre imagen en el derrota del Bernabéu. «Creo que hemos competido a nivel alto contra los grandes salgo en alguna fase contra la Juve y el primer tiempo ante el Real Madrid. Somos un equipo que gana poco pero pierde muy poco», profundizó el asturiano.

Las secuelas físicas de la Champions se han dejado notar desde el primer momento en el vestuario del Valencia y son varios los futbolistas que llegan justos al encuentro. Entre ellos, Rodrigo Moreno, Guedes y Santi Mina. Los tres, según explicó el técnico, están en condiciones de competir y en principio estarán en el once. Se quedaron fuera Gameiro y Murillo por lesión, mientras que Marcelino descartó a Lato y Vezo. Con el equipo titular prácticamente definido y Wass asentado en el lateral derecho pese a que no es su sitio, la única duda apunta al centro del campo, donde Coquelin y Kondogbia se disputan un sitio junto a Parejo.

El Sevilla padece las bajas de Jesús Navas, Aleix Vidal, Gonalons y Carriço y fía su suerte a un cambio de sistema que le ha funcionado a las mil maravillas con el ariete André Silva en estado de gracia.

Más

 

Fotos

Vídeos