https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

Bajo el enigma de Rodrigo

Rodrigo se lamenta durante una acción del encuentro contra la Real. / juanjo monzó
Rodrigo se lamenta durante una acción del encuentro contra la Real. / juanjo monzó

El Valencia vive pendiente de la ofensiva final del Atlético y da por perdido a Rafinha | El gesto comedido del delantero cuando fue sustituido en Mestalla abre un amplio abanico de interpretaciones

J. CARLOS VALLDECABRESVALENCIA.

El domingo que viene echa el cierre el mercado de fichajes de verano en Italia y todo apunta a que habrá que esperar hasta entonces para volver a respirar. Sobre todo Marcelino, a quien le entra el tembleque cada vez que Rodrigo se ducha y sale del vestuario, por miedo a que sea la última vez que lo haga. Empieza hoy una semana que puede resultar decisiva en el devenir valencianista, y no sólo desde el punto de vista deportivo -por la pérdida de un efectivo importante en el grupo- sino también en cuanto a la posición y actitud en la que quedarían entrenador y director general respecto al dueño del club. El Valencia -el de aquí, no es el de Singapur- vive pendiente de la ofensiva final que pueda hacer el Atlético por el delantero internacional. Lo del domingo como fecha límite es por si Milan y Atlético se ponen de una vez de acuerdo para el traspaso de Ángel Correa. Con Jorge Mendes metido en faena para encontrar la financiación con la que puedan los italianos hacer frente a la operación, sólo queda esperar. El curioso gesto de Rodrigo cuando fue sustituido el sábado tiene diferentes interpretaciones que no tienen por qué ser excluyentes la una de la otra: disgusto por su mal partido, agradecimiento a la actitud del público e incomodidad por ser posiblemente la última vez que sale ovacionado de Mestalla con la camiseta blanquinegra.

Peter Lim tiene, en definitiva, el poder de decisión sobre la salida de Rodrigo del Valencia. A él le señalaron Alemany y Marcelino con 24 horras de margen. Se desconocen las intenciones del dueño, no habla nunca y esta vez, además, tampoco lo ha hecho horas Murthy, el portavoz válido de Meriton en la casa blanquinegra. El silencio del presidente no ayuda a rebajar el nivel de conflicto que se mantiene actualmente entre la propiedad y los dos ejecutivos más importantes para el funcionamiento idóneo de la entidad: Alemany y Marcelino. Tampoco ha hablado el propio Rodrigo e incluso su padre y representante guarda también prudencia. Todo, visto con cierta perspectiva, suena a venta.

Quince días tiene desde hoy en adelante el Valencia para cerrar la contratación de un nuevo '9' que sustituyera el vacío que dejaría Rodrigo. Independientemente de quién podría llegar, Marcelino se tiró a la piscina y dijo aquello de que sin Rodrigo -sin dar otra opción posible- el objetivo no será entrar en Champions.

El buen partido en San Mamés de Rafinha hace que el Valencia crea imposible la cesión Marcelino y Alemany dieron su versión pero Murthy, la voz de Meriton, se mantiene en silencio

Le falta al técnico todavía otro elemento para completar sus exigencias esta temporada. El asturiano le puso nombre: Rafinha. Y la sensación que tiene el Valencia es que las posibilidades de que el centrocampista del Barça venga como cedido -tal y como exigió Lim- son escasas. «Después del partidazo que hizo el viernes es casi imposible», aseguran desde la entidad valencianista, aunque Marcelino siempre se ha resistido a darlo definitivamente por perdido.

Compartiría de alguna forma Rafinha con Rodrigo la fecha del domingo que viene (en España se cierra el día 2 de septiembre). Rafinha también puede tener su futuro cerca del Calcio, donde parecen estar dispuestos a abonar un traspaso.