https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

El Atlético, único riesgo de perder a Rodrigo

Rodrigo, después de realizar un ejercicio esta semana. /D. Torres
Rodrigo, después de realizar un ejercicio esta semana. / D. Torres

El cierre del plazo para fichar en la Premier alivia a Marcelino

M. RODRÍGUEZ/J.C. VILLENAVALENCIA.

Marcelino respira un poco más aliviado desde las 18 horas de ayer, pero sigue alerta. El gran depredador que rondaba a Rodrigo Moreno -la Premier en su conjunto- tiene sus fauces lejos del alcance del delantero hispano brasileño. El cierre del mercado británico dio una tregua al Valencia, que ya sólo mira de reojo a la capital de España. Simeone sigue reclamando un atacante para ponerle la guinda a su nuevo proyecto en el Atlético y el colchonero parece el único club capaz, a estas alturas de verano, de poner encima de la mesa el dinero suficiente para que Peter Lim se plantee un traspaso.

A Rodrigo Moreno no le ha llegado una oferta que le seduzca lo suficiente para hacer las maletas rumbo a la Premier. Además del dinero, el futbolista valora el confort que ha alcanzado en Valencia y el aspecto deportivo. Sabe que en Mestalla tiene Champions y la competición europea también pesaba para un jugador que no quiere poner en riesgo su presencia en la Eurocopa de verano de 2020.

Pero el Atlético sí puede ofrecer a Rodrigo dinero y un proyecto deportivo. Y por ello, Marcelino prefirió ayer curarse en salud, asumiendo que la continuidad del futbolista no estará garantizada al 100% hasta el cierre de mercado en la Liga el próximo 2 de septiembre. «La falta de Rodrigo sería una merma muy importante, tendríamos que ir al mercado para solventar la ausencia un futbolista casi determinante en nuestro juego y eso no sería fácil», deslizó el entrenador del Valencia durante su comparecencia de ayer.

Bien es cierto que en el club hay a día de hoy mucho optimismo. «La sensación es que va a seguir porque quiere seguir. Nuestra idea es que siga siendo feliz y que siga convencido de que es lo mejor para él», comentó Marcelino, que abundó en esta tesis: «Si no se produjera esa circunstancia yo lo entendería perfectamente. Mi sensación es que es feliz, puestos en esta situación pensamos en que va a seguir».

Cuando Marcelino hizo estas declaraciones, en el Valencia había pasado ya el susto generado tras el fichaje de Lukaku por el Inter. Cuando trascendió esa operación, sí se generó cierta inquietud ante la posibilidad de que el Manchester United recurriese a Rodrigo para ocupar la vacante del belga. Cuando Mateo Alemany, director general del club de Mestalla, abandonó las oficinas sobre las 13 horas lo hizo con la tranquilidad de que esa maniobra no se iba a realizar.

También hay confianza en el Valencia de que Rodrigo no mire hacia la Serie A -cuyo mercado cierra el domingo- después de que descartase ir al Nápoles hace ya varias semanas y tras la llegada de Lukaku al Inter. Todas las miradas se dirigen, de este modo, a Madrid.

El Atlético busca delantero y quiere sacar a Correa, cuyo agente es Jorge Mendes. El argentino podría encajar como el atacante que ayer Marcelino citó como uno de los tres refuerzos que aún le quedan. Encajaría en lugar de Rafinha, a quien el asturiano sigue sin dar por perdido, pero nunca con un rol de sustituto de Rodrigo Moreno. El futbolista que gusta a Pablo Longoria, y que contaría con el beneplácito de Marcelino, en el caso de perder al delantero de la selección es el francés Florian Thauvin. El atacante de 26 años milita en el Olympique de Marsella, club que será más reticente a perderlo -y pediría más dinero- conforme avance el verano.