https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

El Atlético dice ahora que Rodrigo es «imposible»

Rodrigo Moreno. / afp
Rodrigo Moreno. / afp

Gil Marín anula el interés y Murthy deja en el aire el acuerdoEl Milan no consigue llegar a un acuerdo ni para comprar a Correa ni para lograr su cesión pero todo puede cambiar hasta el cierre de mercado

L. M. /C. V.VALENCIA.

Un simple respuesta de cuatro palabras parece haber echado un buen puñado de tierra sobre el culebrón que desde hace meses envuelve al valencianismo. La pregunta ayer tarde y antes de entrar al sorteo de la Liga de Campeones a Miguel Ángel Gil, consejero delegado del Atlético de Madrid, fue sencilla: '¿Está imposible lo de Rodrigo?' Su contestación, elocuente: «Yo creo que sí».

El directivo contribuía de esta manera a poner algo de luz a los vaivenes que el delantero del Valencia y su silencio han protagonizado este verano. Teniendo siempre en consideración que el lenguaje que usan los protagonistas en el mundo del fútbol siempre hay que cogerlo con pinzas cuando se trata de un juego de estrategias como es el tema de los fichajes y ventas, y más aún sabiendo que hay todavía días por delante para cambiar radicalmente de opinión, la aportación del dirigente refuerza la posición de que Milan y Atlético sigue jugando al gato y al ratón. El Milan no satisface las exigencias que desde Madrid se hacen para dejar marchar a Correa y la consecuencia directa de ello es que el Atlético, públicamente, amortigua por lo tanto su interés en el internacional valencianista.

Pero como ya advirtió Murthy que hasta el día 2 que se cierra el mercado Peter Lim estaba dispuesto a traspasar a Rodrigo, ni mucho menos nada es definitivo. De hecho, también se le preguntó al presidente valencianista este jueves en Mónaco por su opinión sobre Rodrigo. Y su contestación no ayudó a tomar un posicionamiento claro. «Quizás, veremos», decía Murthy cuando se le planteó la posibilidad de la continuidad de Rodrigo en la plantilla blanquinegra.

En medio de la tempestad interna y con el futuro de varios en el aire, la plantilla se fue de cena y de fiesta

En Italia, donde hay que situar el embrión de esta operación a tres bandas, la perspectiva también va de un lado a otro. Con André Silva todavía en el Milan -tenía que sacarlo Jorge Mendes de allí-, los mismos medios que apuntaban hace unos días que el Milan lo tenía todo acordado con el Atlético de Madrid para llevarse a Correa por 35 millones de euros y 5 más por bonus, más otro 30 % de un posible traspaso, en las últimas horas añadieron que la vía de negociación apuntaba ahora la petición de una cesión con opción de compra, cuestión que ni mucho menos contemplaban los dirigentes atléticos. El ariete argentino se ha pasado la semana sin entrenarse a las órdenes de Simeone -según la última versión oficial- porque tenía un proceso gripal. Pero es evidente que alejándolo del grupo se evitaba que una inoportuna lesión echara abajo un acuerdo con tantos millones en juego. Correa sigue en Madrid de la misma forma que Rodrigo continúa trabajando en Paterna con Marcelino muy atento. Ya lo dejó en Balaídos fuera del once titular al considerar que los acontecimientos están descentrando al jugador y que afectaban también a la plantilla. Los futbolistas, quien sabe si por este motivo, celebraron el miércoles noche una cena de grupo con fiesta posterior incluida.