https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

El atasco sin fin de los delanteros

Courtois despeja ante Gameiro en uno de los acercamientos del Valencia en el Bernabéu. / EFE/ Rodrigo Jiménez
Courtois despeja ante Gameiro en uno de los acercamientos del Valencia en el Bernabéu. / EFE/ Rodrigo Jiménez

El Valencia y el Valladolid, los equipos con menos goles de la Liga | Batshuayi, refuerzo estrella, continúa siendo la cuarta opción de un póquer de arietes en el que Mina suma más que los otros tres juntos

TONI CALERO VALENCIA.

Michy Batshuayi calentó la banda del Santiago Bernabéu durante más de veinte minutos. Marcelino apostó por meter antes a Kondogbia y Piccini pese a que el Valencia caía ya por 1-0. El belga se ha acostumbrado al frío banquillo: en los ocho últimos encuentros del conjunto blanquinegro juega una media de 32 minutos. Muy poco para quien fuera tratado en verano como refuerzo estrella, el puntal que coronaba la plantilla valencianista del centenario.

Marcelino le ha dado mil vueltas a la delantera hasta acabar muriendo con Santi Mina y Rodrigo Moreno, que ya estaban en nómina el curso anterior. En este tiempo, el técnico le ha dado varios toques privados y públicos a Batshuayi mientras Kevin Gameiro quedaba en una zona más neutral, con menos focos de los que alumbran al delantero de la selección belga pero cuyo nivel de acierto es paupérrimo teniendo en cuesta que el Valencia pagó más de 16 millones de euros por él.

Entre Gameiro, Batshuayi y Rodrigo Moreno suman cinco goles, uno menos de los que lleva Santi Mina. El total de tantos de los arietes blanquinegros en todas las competiciones (11) son los mismos que Cristian Stuani ha hecho en las primeras catorce jornadas de Liga.

Contra el Real Madrid se reprodujeron algunas imágenes que vienen siendo habituales en cada partido del Valencia. Una tras otra morían las ocasiones de los delanteros blanquinegros con Marcelino y los reservas puestos en pie para celebrar un gol que parece cantado. Y no. El técnico y los futbolistas lamentan la enésima oportunidad perdida en el Bernabéu como antes hicieran frente al Girona o el Manchester United por citar dos de los ejemplos más caros. El Valencia está pagando carísimo la falta de puntería de sus hombres de ataque.

Quizás la cifra más preocupante de las que rodean al Valencia en estos momentos de nervios e incertidumbre tiene que ver con los problemas de cara a portería. El conjunto blanquinegro es, junto al Valladolid, el equipo que menos goles marca de Primera. Son 11 tantos en 14 jornadas y de seguir este ritmo se movería en unos 30 al término de la competición. Celta, Real Madrid, Barcelona o Sevilla llevan más del doble de goles que el Valencia, que se ha mantenido con vida en muchos partidos por la fiabilidad defensiva, parcela en la que sí está cumpliendo los retos de Marcelino.

Son varias las ocasiones en las que el entrenador ha apuntado a la sequía de sus delanteros como una de las causas más evidentes de los problemas del Valencia. El 10 de noviembre -previa del duelo ante el Getafe- fue contundente para referirse al caso de Batshuayi. En la defensa a Santi Mina se apoyó Marcelino para lanzar un dardo al belga. «Si ahora juega Mina es porque el cuerpo técnico considera que es lo justo. Su influencia en el equipo es mayor que la de otros delanteros. ¿Batshuayi? Todos los jugadores tienen que tener la perspectiva de ser mejores y mantener siempre la ilusión», reflexionó el asturiano.

Suma Mina seis tantos gracias a tres dobletes ante Rayo, Young Boys y Ebro; Batshuayi lleva dos, como Gameiro, mientras que Rodrigo Moreno sólo ha marcado el del debut liguero contra el Atlético de Madrid. El hispano-brasileño es quizás una de las figuras más representantivas de la involución del equipo desde el año pasado. Rodrigo se perdió la cita del Bernabéu por lesión y en principio descansará en la Copa del Rey para ser titular en Mestalla contra el Sevilla. En ese duelo volverá a necesitar el Valencia que los delanteros al fin se liberen y añadan goles a su producción.

Más

 

Fotos

Vídeos