https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

La Agrupación de Peñas solicita una reunión con el presidente para pedirle explicaciones de sus actos

Aficionados en Mestalla./VCF
Aficionados en Mestalla. / VCF

La afición, molesta por los gestos de Murthy, por lo ocurrido con la campaña benéfica y por no saber qué motivó el despido de Marcelino

C. V.VALENCIA.

La frialdad de un mensaje en las redes sociales es, hasta ahora, lo único que se sabe del porqué Anil Murthy mandó callar a la afición el sábado pasado. El hecho, que no tiene precedente alguno en Mestalla pese a que allí mismo se han vivido escenas mucho más intensas del mismo talante con otros presidentes, ha levantado tal herida que una de las primeras acciones que se han producido a consecuencia de ese hecho tiene que ver con la Agrupación de Peñas. La directiva de este colectivo se ha reunido para debatir acerca de esa cuestión, que hirió a miles de aficionados, muchos de los cuales también eran lógicamente peñistas.

La primera medida que ha decidido hacer la Agrupación es enviar un escrito al club solicitando una entrevista personal con el presidente de la entidad. De esta manera, Fede Sagreras, máximo representante de los peñistas, quiere reunirse con Anil Murthy para que sea éste el que directamente le diga qué le motivó a hacer esos gestos y cuáles eran sus verdaderas intenciones. El malestar entre algunas peñas es más que evidente y ayer mismo, en la cita que hubo en la Pobla Llarga con el sector 8, la reunión que hubo por la mañana con los empleados y el desplante del sábado pasado fueron los comentarios predominantes entre los peñistas.

Además, a los directivos les hicieron llegar la intranquilidad que hay a nivel popular por los derroteros en los que se está metiendo el club con decisiones y actos que no ayudan a mejorar la imagen valencianista.

Hasta que no se produzca esa cita entre los presidentes, la Agrupación ha decidido mantener una actitud de cierta prudencia, pese a que hay sectores críticos de la afición que les demandan una mayor acción.

Aun así, entre los directivos hay cierta desazón por la línea de actuación que ha tomado este consejo de administración y por supuesto el máximo accionista. Lo de Marcelino, por ejemplo, aún escuece. De hecho, el club todavía no ha dado ninguna explicación del porqué decidió echar a la calle al entrenador asturiano, ni tampoco por qué se ha arrinconado a Mateo Alemany, director general. Esas son cuestiones que los peñistas y más en concreto la directiva de este colectivo tiene la intención de preguntar al presidente.

Además, entre los puntos a tratar también está el interesarse por los motivos que han envuelto a la polémica generada con la campaña benéfica infantil y todo lo que ha surgido a posteriori. Todas esas inquietudes son las que afectan hoy en día a la afición. Menos mal que, al menos, el equipo ganó el sábado porque sería peor todavía.