Miércoles, 8 de agosto de 2007
Registro Hemeroteca

en

EDICIÓN IMPRESA

Valencia
El corazón de las rebajas ya no late
Las ventas en Alzira han disminuido un 30% durante una campaña que los comerciantes tildande “bastante floja”
Las ventas en Alzira han disminuido un 30% durante una campaña que los comerciantes tildande “bastante floja”
Señoras y señores, las rebajas ya no son lo que eran. La famosa imagen de cada año, cuando multitud de personas esperan nerviosas a las puertas de los centros comerciales para ser las primeras en adquirir desde unos pantalones y un par de zapatos hasta complementos y bolsos a precio de saldo, está pasando a la historia.

Este año, las rebajas en Alzira “no han sido el boom”, asegura una dependienta de una tienda de ropa de la localidad. De hecho, las ventas “han bajado en un 30%”.

¿Dónde se esconde la gente que antes compraba caprichos a precio de ganga y buscaba desesperada los carteles de 2 x 1? Poco a poco se diluye la imagen del comprador compulsivo y nacen las “personas endeudadas hasta el cuello”.

La gente cada vez es más esclava de sus obligaciones. Ha disminuido el tiempo de ocio y también esos euros con los que muchas mujeres -y también hombres, por qué no- se permitían ser los protagonistas de la película Pretty Woman durante un día. Aún así, los dependientes de las diferentes tiendas de Alzira coinciden en que durante la primera semana “las ventas fueron bien. Sin embargo, con el paso de los días ha habido un parón increíble”.

“La gente ya no espera a la temporada de rebajas para comprar lo que desea sino que lo obtienen en el momento en el que les hace falta”, asegura una dependienta. Por eso, durante los últimos días “no quedan tallas, sólo se encuentra lo que nadie quiere”, afirma una clienta.

Las obras en la avenida
Otro de los motivos por los que las rebajas han disminuido respecto al verano pasado, son las obras realizadas en la avenida de los Santos Patronos.

“La gente evita pasar por la avenida, les da pereza entrar en Alzira porque no pueden aparcar cerca de las tiendas, y eso conlleva a que negocios como el mío se vean afectados”, señala la encargada de un establecimiento de ropa. Además, “las personas siempre están pendientes de la zona azul y tienen más prisa en acabar sus compras”.

Respecto al centro comercial de la Ribera del Xúquer, “las franquicias con nombre y trayectoria no nos hemos visto afectadas”, recalca la dueña de una de ellas. En cambio, hay pequeños negocios que sí han visto descender sus ingresos debido a la influencia de los grandes almacenes.

Dar un paseo por el parque ya no se estila. Ahora, la gente prefiere pasar las tardes de los sábados en los centros comerciales, donde poder adquirir bajo un mismo techo desde ropa, unos zapatos, y con un poco de suerte, quizás unas gafas de sol, un móvil o quién sabe, tal vez un viaje a un lugar muy lejano donde huir de las rebajas y de tantos préstamos e hipotecas.

De hecho, otro de los motivos por los que las ventas han bajado, según manifiesta una vendedora, es que la gente “está de vacaciones”. Además, “hasta las siete no hay movimiento en las tiendas ya que el calor es insoportable y es imposible ir por la calle”, explica la encargada de un establecimiento de zapatos.

Ante tal situación, los dependientes ya están rezando para que de cara a las próximas rebajas en el periodo navideño, los resultados “sean mejores”.

Visto lo visto, a los comerciantes sólo les queda la esperanza de que en el próximo año las hipotecas y los préstamos hayan quedado en el olvido y la gente “trabaje para vivir” y no “viva para trabajar”. Algo que, en la sociedad en la que vivimos, brilla por ser precisamente una utopía, tal vez una ilusión, pero como muchos dicen, “de ilusión también se vive”.

 
Vocento

Contactar | Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad | Publicidad

Canales RSS