Domingo, 5 de agosto de 2007
Registro Hemeroteca

en

ESPAÑA

españa
Colas de 70 km en la AP-7 obligan a abrir por primera vez los peajes en Tarragona y el Vendrell
La concesionaria de la autopista atribuye el colapso a los problemas de Renfe en Barcelona
La concesionaria de la autopista atribuye el colapso a los problemas de Renfe en Barcelona
El Servicio Catalán de Tráfico (SCT) y la concesionaria Acesa decidió ayer abrir, por primera vez, las barreras de los peajes de El Vendrell y Tarragona debido a las grandes retenciones, de hasta 70 kilómetros, que se registraron desde primera hora de la mañana en varios tramos de la autopista AP-7.

El SCT y Acesa adoptaron estas medidas “excepcionales” a las 13.45 horas y hasta cerca de las 20 horas, para intentar descongestionar el tráfico en la AP-7, que desde las 07.00 horas sufría colas intermitentes debido sobre todo a la congestión en los peajes de El Vendrell y Tarragona.

Fuentes del SCT explicaron que las barreras de estos peajes sólo se habían abierto en alguna ocasión anterior en que, por cuestión de accidentes de tráfico o situaciones climatológicas adversas, se había colapsado totalmente la red viaria.

Paso gratuito
Ésta es, pues, la primera vez que se da paso gratuito a los vehículos con motivo de las colas ocasionadas en una operación salida, que en este caso coincide con el primer fin de semana de agosto.

La empresa concesionaria Acesa indicó que la causa del grave colapso fue “la coincidencia” de la operación salida de agosto, el fin de semana y los problemas de movilidad ferroviaria en el área de Barcelona.

La autopista AP-7 fue, una vez más, la vía que acumuló la mayor parte de las retenciones, con cerca de 80 kilómetros de colas en diversos tramos, sobre todo en sentido sur. La situación más complicada se vivió desde primera hora entre Sant Sadurní d’Anoia (Barcelona) y Tarragona, donde hubo más de 65 kilómetros de retenciones intermitentes.

La circulación en la AP-7 también fue difícil a su paso por los municipios de Castellví de Rosanes (Barcelona), Riudellots de la Selva (Girona) y Maçanet de la Selva (Girona), que sumaron otros diez kilómetros de circulación lenta.

Otros puntos de la red viaria que registraron retenciones fueron la C-35, a la altura de Vidreres (Girona), con tres kilómetros de colas, y la N-340, que estuvo colapsada a su paso por Vilafranca del Penedès (Barcelona), donde hubo doce kilómetros de colas, Tarragona, con otros cuatro, y El Vendrell, con ocho.

Ante las reiteradas quejas de los automovilistas, que llevan años denunciando que se tenga que pagar peajes en situaciones de grandes retenciones, el Parlamento catalán instó hace unos años al gobierno de la Generalitat a negociar con la concesionaria Acesa el levantamiento de las barreras de sus peajes cuando se produjeran atascos importantes.

El primer gobierno tripartito estuvo negociando en 2004 con Acesa que, ante estas situaciones, se redujera el precio de los peajes, teniendo en cuenta que se cobra por un servicio que no se ofrece.

 
Vocento

Contactar | Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad | Publicidad

Canales RSS