Martes, 31 de julio de 2007
Registro Hemeroteca

en

EDICIÓN IMPRESA

POLÍTICA
El PSPV no logra cerrar el debate interno pese al acuerdo para no adelantar el congreso
Alarte le devuelve el guiño a Lerma y acepta integrar a Sevilla, y también a Puig, Calabuig y Pajín en la nueva dirección
Alarte le devuelve el guiño a Lerma y acepta integrar a Sevilla, y también a Puig, Calabuig y Pajín en la nueva dirección
Si algún inocente pensaba que el debate en el seno del socialismo valenciano respecto a la renovación de la actual ejecutiva había quedado definitivamente aplazado con el acuerdo del comité nacional de no adelantar el congreso, ya se puede ir olvidando.

El congreso de los socialistas de Madrid, que este pasado fin de semana ya han elegido a su nuevo líder, ha servido para recuperar un nivel de actividad en el seno del partido que hace suponer que este mes de agosto no será exactamente de vacaciones.

Lo primero que se constata es la incapacidad del partido para detener el debate congresual. Pese a las palabras de Ignasi Pla en el comité nacional del día 21, cuando dijo que sería “resolutivo” con quienes pretendieran mantener el debate congresual, las declaraciones de dirigentes socialistas –y sobre todo el ruido de sables que se percibe de fondo– hace evidente que la autoridad del secretario general está en entredicho.

El pasado domingo, Joan Lerma valoraba la situación del partido y, tras afirmar que Jordi Sevilla podría hacer un gran papel en el PSPV y reclamar su presencia en la nueva ejecutiva, apostaba también por integrar a Jorge Alarte. Unas palabras que, en boca de un estrecho colaborador del ex líder del partido, no hacen más que insistir en la línea de alcanzar un acuerdo previo entre sensibilidades (‘un pastel’, en gráfica expresión) antes de llegar al congreso.

Y ayer, el alcalde de Alaquàs le devolvió el guiño. Alarte se mostró partidario de integrar en la futura dirección del PSPV al ex ministro de Administraciones Públicas y diputado por Castellón Jordi Sevilla, pero también a personas como el alcalde de Morella (Castellón), Joaquim Puig, el eurodiputado Joan Calabuig o la secretaria de Estado de Cooperación Internacional, Leire Pajín, es coherente con su proyecto político y “entra directamente” en su vocación de encabezar una iniciativa “que aglutine a todo el mundo”.

Papel protagonista
En su opinión, estas personas “deben tener un papel protagonista en el futuro del PSPV”, y existe además “mucha gente que sabe ganar elecciones” y que puede incorporarse al proyecto para liderar el partido. Para Alarte , “la mejor opción”, en cualquier caso, para el PSPV es “llegar a una solución que integre a toda la gente valiosa” con la que cuenta el socialismo valenciano.

Las palabras de Joan Lerma también fueron valoradas por Ximo Puig. El alcalde de Morella se mostró, al igual que Alarte, partidario de esa integración en el seno del socialismo valenciano.

Algunos dirigentes del PSPV interpretaron ayer las palabras de Alarte como la constatación de que el alcalde de Alaquàs y el ex secretario general del PSPV van ya de la mano en este proceso (han formado una UTE, en la jerga del PSPV). Algunos atribuyen incluso a Lerma un papel de presidente del partido –que ya ocupó en 1999 cuando Ignasi Pla fue elegido por primera vez líder del partido y tuvo que dimitir a las 60 horas–.

No obstante, fuentes próximas a Lerma también han admitido sus simpatías hacia la eventual candidatura de Jordi Sevilla. El ex ministro y Lerma mantuvieron una reunión hace varias semanas para analizar la situación del partido.

Aunque los movimientos en el seno del PSPV siguen haciendo pensar que el congreso del partido se celebrará en breve, los plazos lo hacen cada vez más difícil. De hecho, ahora sería casi imposible celebrarlo antes de noviembre.

 
Vocento

Contactar | Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad | Publicidad

Canales RSS