Domingo, 8 de julio de 2007
Registro Hemeroteca

en

EDICIÓN IMPRESA

Castellón
Cuenta atrás para ‘Espais de Llum’
Los comisarios de la próxima exposición de La luz de las Imágenes que tendrá sede en Vila-real, Burriana y Castellón dan las primeras claves de su trabajo
Los comisarios de la próxima exposición de La luz de las Imágenes que tendrá sede en Vila-real, Burriana y Castellón dan las primeras claves de su trabajo
La moda de las magnas exposiciones no parece tener fin. Desde el año 1999 la Fundación La luz de las Imágenes está recorriendo todo la Comunitat Valenciana mostrando el rico patrimonio de estas tierras. Se trata de muestras que duran casi un año pero que tienen detrás muchos meses de trabajo.

Esta es la historia de cómo se prepara una exposición de La luz de las Imágenes desde el origen. Al inicio, la Fundación elige las sedes, pone una fecha y le da nombre. El titular sería: Vila-real, Burriana y Castellón acogerán Espais de Llum a finales de 2008. A partir de entonces los principales responsables pasan a ser los comisarios.

En el caso de Castellón el 20 de junio de este año se comunicó de forma oficial a los tres comisarios su nuevo cometido. El primer elegido fue el arquitecto castellonense Jaime Sanahuja; también Pere Saborit como comisario eclesiástico y el historiador y conservador de la Diócesis David Montolío en calidad de comisario adjunto.

“Nuestro trabajo es intensivo desde ya. Buscamos las piezas, supervisamos las restauraciones y consultamos con colaboradores. Y la labor no concluirá hasta que todas las piezas regresen a su lugar de origen en 2009”, confiesan los comisarios.

La tercera muestra en Castellón
A partir de ahora comienza la cuenta atrás para poner a punto las sedes de la que será la tercera exposición de La luz de las Imágenes en la provincia de Castellón. Primero fue Desconocida-admirable de Segorbe en 2001 y cuatro años después Paisajes Sagrados en Sant Mateu.

El listón está muy alto porque Sant Mateu, junto con las sedes de Traiguera y Peñíscola, lograron más de medio millón de visitantes frente a los 200.000 de Segorbe. En cualquier caso, el éxito de una exposición no se mide sólo por visitas.

En cada muestra ha habido una transformación de los espacios expositivos y una labor muy importante de restauración. La razón es que el Patronato dispone de un taller que, desde 1999, trabaja de manera ininterrumpida para recuperar las piezas más valiosas de las tres provincias. Estos trabajos de restauración se dividen en obras muebles e inmuebles.

La restauración de los bienes inmuebles, es decir, los edificios que albergarán las obras son responsabilidad de la Fundación. Éstas son las primeras en restaurarse porque tienen que estar listas en el momento de abrir las puertas. En el caso de Espais de Llum los edificios a restaurar serán la iglesia del Salvador de Burriana, la Arciprestal de Sant Jaume de Vila-real y la Concatedral de Santa María de Castellón.

Por contra, la elección de las piezas muebles (pinturas, esculturas, orfebrería, tapices, etc.) con destino a los talleres de restauración depende únicamente de los comisarios. Por eso, uno de los primeros cometidos de Sanahuja, Saborit y Montolío es elaborar un listado con las piezas más urgentes.

Es el caso del retablo de San Antón de Llucena o el de la Virgen del Rosario de Cortes de Arenoso; ambos del siglo XVI, que ya están camino de los talleres.

El resto de piezas que no requieren de una restauración no se trasladan a las respectivas sedes hasta la semana de antes de la muestra. Eso da un margen importante a los comisarios para realizar una buena selección. Una labor en la que no se valora únicamente la calidad artística de la obra. Muchas veces también importa su valor histórico dentro del contexto expositivo.

En el caso de Espais de Llum los comisarios han decidido seguir un discurso histórico y, sobre todo, religioso. El hecho de que las distintas sedes pertenecieran históricamente a dos diócesis distintas ha dificultado en parte encontrar un hilo conductor común.

Los comisarios adelantaron que en la Arciprestal de Vila-real han planteado un recorrido cronológico. En la nave central ubicarán las obras del siglo XVI y en las naves laterales las del XVII.

 
Vocento

Contactar | Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad | Publicidad

Canales RSS