Jueves, 21 de junio de 2007
Registro Hemeroteca

en

EDICIÓN IMPRESA

NUESTRAS COSAS, NUESTRA GENTE DE ESTOS Y OTROS TIEMPOS
Lluis Guarner Pérez: alma de un país
(*) Universidad CEU Cardenal Herrera

La producción intelectual valenciana en ciencias humanas, especialmente Geografía (López Gómez, Pérez Puchal, Rosselló), Historia (Tarradell, San Valero, Ubieto, Reglá, Jover, Nadal, Giralt) y Derecho (Díez-Picazo, Cobo del Rosal, Fiaren, Miaja, Corts, entre otros) se convirtió en un referente necesario en toda España.

En Medicina, Física, Química y Matemáticas también puede afirmarse, que se conoció un momento de esplendor. Científicos como Catalá, Senent, Primo Yúfera, junto con el matemático Manuel Valdivia jalonan la Historia de la Ciencia en Valencia durante los años sesenta, aunque su actividad se prolongó en los años siguientes. Otro investigador de gran prestigio: José María López Piñero, en la Facultad de Medicina, consolidará los estudios de Historia de la Ciencia hasta el punto de ser uno de los científicos españoles más citados en las revistas científicas extranjeras, según nos refiere el historiador Pérez Pascual.

Éste era el “sopor pueblerino”. Y, además, en los finales años sesenta se prepara la erección de una universidad: La Politécnica de Valencia. Aunque no hubiera existido nada de esta intensa vida universitaria, la sola publicación por Lluís Guarner de su obra Valencia, tierra y alma de un país en 1974, con la perspectiva de sus 72 años, hubiera llenado culturalmente a la “gente que viajaba”. Y la hubiera llenado porque esta obra que se puede considerar un libro de viaje, recoge la Cultura Valenciana con mayúsculas.

Dedicatoria y contenido
Solamente la dedicatoria del libro es toda una declaración de principios y nos define la sensibilidad familiar y valencianista de su autor:

“A LA MEMORIA DE MI PADRE, que nació en las ásperas tierras blancas de la Vall d’Albaida y A LA MEMORIA DE MI MADRE que nació en las feraces tierras morenas de la Vall de Segó DEDICO ESTE LIBRO, escrito con Fe en el pasado, Esperanza en el futuro y Caridad para el presente de ESTE PAÍS, DIVERSO E INDIVISIBLE”. (La cita está reproducida fielmente, las mayúsculas son del autor).

Parece evidente que este INDIVISIBLE es la réplica, lacónica pero firme, a quienes propugnaban la exclusión de los valencianos que no respondían a su estrecho concepto de identidad etnolingüística, que en los años sesenta se prodigaron en exceso.

A la dedicación le sigue el contenido, que es espléndido. Nos presenta doce itinerarios del Cap y Casal dentro de una primera parte del libro al que llama “La ciudad en su huerta”. Los capítulos que coinciden con los mencionados itinerarios, son los siguientes: La Valentia romana, la ciudad gótica, la judería, los barrios gremiales, las encrucijadas de las germanías, la ronda de las murallas, los arrabales de extramuros. Los poblados del mar, El espejo del sol y la Huerta espessa y grand y el último: el monte en la ladera.

La segunda parte de la obra consiste en la propuesta de veintiuna jornadas por “Las tierras del Reino”. Cada una de las jornadas coincide con un capítulo; los títulos son como una síntesis del recorrido: “En el campo venturoso” (De Valencia a Castellón) Costas y Cuestas (De Castellón a Vinaroz) Tierras arriba (De Vinaroz a Morella), Caminos del Maestrazgo (De Morella a Villafranca del Cid) Hacia la cumbre (De Villafranca del Cid a Peñagolosa), Riberas del Mijares (De Peñagolosa a Montanejos), Caminos al mar (De Montanejos a Sagunto). Tierras adentro (De Sagunto a Liria), Los Serranos (De Liria a Requena), La Valencia castellana (De Requena a Ayora), Entre montañas (De Ayora a Játiva), Entre naranjos (De Játiva a Alcira), Entre castillos (De Alcira a Gandia). La Vall d’Albaida (De Gandía a Onteniente). Entorno a la sierra Mariola (De Onteniente a Alcoy), En tierra de moros… y cristianos (De Alcoy a Villena) y por la ruta del “Pequeño filósofo” (De Villena a Orihuela). El oasis de Europa (De Orihuela a Alicante), Tierras de La Marina (De Alicante a Benidorm), Leguas y años (De Benidorm a Jávea) y retorno al “campo venturoso” (De Jávea a Valencia).

El recuerdo de Cavanilles está presente en el lector de esta obra, tan parecida a las famosas Observaciones sobre la historia natural, geografía, agricultura, población y frutos del Reyno de Valencia. Tan parecida en cuanto que es un recorrido por todas las tierras valencianas. Pero tan diferente porque de la descripción de Cavanilles pasamos al sentimiento, unido a un gran saber antropológico, de Guarner. De ahí que la institución del Premio Lluis Guarner haya sido una iniciativa muy acertada. Pero Lluis Guarner no es autor de una sola obra. Ha escrito poesía, novela, biografía, crítica literaria y otros ensayos.

Tras graduarse en las licenciaturas de Filosofía y Letras y en Derecho por la Universidad de Valencia, obtuvo por oposición la Cátedra de Lengua y Literatura Española de Institutos Nacionales de Enseñanza Media y ocupó varios destinos hasta llegar a su Valencia natal.

La obra literaria
Lluis Guarner colaboró en importantes revistas literarias donde publicó, indistintamente en castellano o valenciano. Entre ellas: La Taula de les Lletres Valencianes, La estafeta literaria, Gacilaso, Verbo y el Boletín de la Real Academia Española.

Obtuvo la Flor Natural de los Jocs Florals de la Ciutat i del Regne de Valencia, organizados por Lo Rat Penat, en 1924. Continuó su colaboración con Lo Rat Penat, en 1936 fue vocal de su junta directiva. Ingresó en la Real Academia de Cultura Valenciana el 14 de enero de 1965.

Guarner escribió a lo largo de su vida, poesía, novela, biografía, obras de crítica literaria y ensayo. Entre sus obras poéticas podemos destacar: Breviario sentimental (1921), Llama de amor viva (1923), Libro de horas líricas (1925); Cançons de terra i de mar (1936), Realidad inefable (1942), Primavera tardía (1945), Canciones al vuelo del aire (1945), Recança de tardor (1949) y La soledad inquieta (1950). Entre sus novelas tenemos Taronja a 51º latitud Nord (1930) y Baix la lluna de Nisan (1931). En cuanto a sus biografías cabe señalar: Castelar, verbo de la democracia (1932), Poesía y verdad de Vicente W. Querol (1976) La Renaixença valenciana i Teodor Llorente (1985). Entre sus obras de crítica literaria figuran las antologías como Poetas modernos, siglo XVIII y XIX (1952), Antología de la poesía española medieval (1966) y la edición de las Obras completas de Vicente Wenceslao Querol (1974) y del incunable comentado Les trobes en Lahors de la Verge Maria (1974) De su obra ensayística sobresale Valencia, tierra y alma de un país (1974).

Tras su muerte se constituyó un Patronato, con representación de la Generalitat Valenciana, que ha instituido el Premio Lluís Guarner, que se otorga cada año a un escritor destacado.

 
Vocento

Contactar | Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad | Publicidad

Canales RSS