Lunes, 11 de junio de 2007
Registro Hemeroteca

en

EDICIÓN IMPRESA

dragan skrbic ex jugador de balonmano
“Valencia tiene de todo”
La leyenda del balonmano vivirá en la Comunitat tras poner fin a su carrera. Casado con una valenciana, invirtió en campos de naranjas por considerarlos un negocio rentable
La leyenda del balonmano vivirá en la Comunitat tras poner fin a su carrera. Casado con una valenciana, invirtió en campos de naranjas por considerarlos un negocio rentable
Dragan Skrbic posa frente al pueblo de su mujer, Vilamarxant.
Imprimir noticiaImprimirEnviar noticiaEnviar
Más noticias
Nadal hace historia con su tercer Roland Garros
Roberto Fabián Ayala: “Si Llorente hubiera continuado en el club, habría renovado mi contrato”
El Levante busca dar un salto de calidad tras consolidarse
Hamilton firma su primera gran victoria
Gadea roza un podio huérfano de españoles
“Si Llorente hubiera continuado en el club, habría renovado mi contrato”
Quique no podrá sumar 69
Cañizares sufre ante el Levante la segunda expulsión de su carrera
Semana clave para fichar a Sneijder
Salto al futuro
La salvación vale 1,2 millones
Esquinazo a las suspicacias
Dulce resaca granota en Nazaret
El Villarreal B vuelve a golear al Poblense y se jugará el ansiado ascenso contra el Mirandés
Otra vez en vilo por una tángana
La Liga se tiñe de blanco
Betis, Athletic, Celta y Real, para dos plazas de descenso
El Torrevieja pierde pero pasa a la siguiente ronda
El Pamesa ofrecea Luengo seguir sólo en la FIBA Cup
Quinto partido de semifinales
Lorenzo conquista Montmeló con enorme autoridad
112.600 espectadores en Montmeló
Stoner saca todos sus caballos
“Valencia tiene de todo”
Rey de Francia
Nadal: “Es todo un sueño vencer en esta atmósfera”
Federer: “Algún día ganaré Roland Garros”
Una partida sin perdedores
“No quiero hablar de los parones”
El Armiñana sitúa otra vez a Valencia en la cumbre del fútbol sala español
“Estoy en una nube, aún no he asimilado bien el éxito logrado”
La Comunitat, con tres equipos en la élite
El Valencia Terra i Mar iguala al Barça como club más laureado de la historia

Publicidad
Dragan Skrbic ha dejado huella en la historia del balonmano. Sin embargo, eso no ha afectado a su personalidad. Es un hombre natural y abierto, que valora por encima de todo la familia y el amor que siente por ella. Ahora, tras retirarse, ha establecido su hogar en Valencia, la tierra de su mujer.

–¿Cómo se vive retirado?

–La verdad es que todavía no tengo la sensación de haberlo hecho. El último partido lo jugué hace una semana y no hay ningún cambio respecto a otros años. Acabo de terminar la temporada y es como si estuviera de vacaciones. El día 1 de agosto, cuando todos mis compañeros se vayan de pretemporada y yo siga de vacaciones, supongo que me daré cuenta.

–¿Ya se ha instalado en Valencia?

–Sí. Desde hace mucho tiempo tenía claro que iba a vivir aquí. Mi mujer es de Valencia y a mis hijos también les gusta venir. Me parece una gran ciudad, porque tiene de todo. Y como he jugado en el Avidesa Alzira, desde entonces tengo amigos aquí.

Sólo estuvo un año jugando en el Avidesa, pero le sirvió para conocer a su mujer y la ciudad donde va a vivir.

–Ese año resultó bastante duro, porque fue el último de Avidesa, un club histórico. Nos afectó a todos ver cómo una entidad emblemática se hundía. Por problemas económicos no podía pagar a los jugadores. Pero personalmente lo recuerdo como un año muy especial porque conocí a mi mujer. Empezamos a salir y ahora ya estamos 10 años casados y con tres niños.

Tiene naranjos en Vilamarxant. ¿Cómo surgió su afición por la agricultura?

–Es una manera de invertir. Siempre tenía claro que un jugador de balonmano, si no piensa en el futuro... El deporte se acaba y la vida sigue. Antes de irme a jugar a Alemania, invertir lo que había ganado en el campo me parecía una cuestión interesante aquí. Me daba curiosidad la naranja, que es una fruta que me gusta mucho.

–¿Qué opina sobre el hecho de que Valencia no tenga ningún equipo en la élite del balonmano?

–Me parece una pena. Aquí hay afición y tradición de balonmano. Siempre ha habido equipos buenos. Desde Marcol, hasta Alzira y luego Airtel. Es una pena que no haya un equipo en Asobal. Ahora parece que hay un proyecto bonito en Puerto de Sagunto. Yo por mi parte le doy todo mi apoyo, porque creo que Valencia merece tener equipos en Asobal. El balonmano en España no está completo si no hay un equipo de Valencia que represente a la ciudad, porque ha dado muchos jugadores y muchos trofeos.

–Cuando anunció su retirada, dijo: “Después de haber estado en un club de la grandeza del Barça, ya no me apetece jugar en otro sitio”. ¿Por qué no ha renovado?

–Me lo he planteado y lo he valorado, por eso digo que ha sido la decisión más difícil de mi carrera deportiva. Físicamente he estado perfecto. Pero el problema ha sido que todo lo que acompaña a un deporte profesional estando en un club tan grande y tan exigente como el Barça me cansaba cada vez más. La concentraciones, ver vídeos, analizar a los contrarios… cada vez me pesaba más. Y si no estás al cien por cien no puedes jugar en un equipo como el Barça. Antes de que me echen y me llamen abuelo, he decidido dejarlo.

–¿Ha logrado todos los objetivos que se marcó en su carrera?

–Sí. Cuando empecé tampoco tenía objetivos, sólo quería pasarlo bien. Luego, cuando comencé a jugar más en serio, mi objetivo era ser el mejor. Sé que el mejor no existe, porque a cada uno le gusta un jugador. Pero puedo decir que he estado en la élite. He figurado entre los mejores jugadores, en los mejores clubes y en los mejores campeonatos. Y también puedo destacar algo que no me había planteado, pero que he conseguido. Personalmente, pienso que he mejorado el juego del pivote. A partir de mi juego se ha creado otro tipo de pivote. Yo soy el único pivote que ha sido máximo goleador de la liga española y además con 100 goles de diferencia. He sido el primer pivote que ha conseguido ser mejor jugador del mundo. A partir de esto se ha dado más importancia a los pivotes y están mejor pagados.

–Aparte de trabajar en la agricultura, tiene pensado colaborar con algún equipo de Valencia.

–Por ahora no tengo nada claro. Quiero dejar que pase un tiempo para descansar un poco, aclarar las cosas y ver por dónde irá mi vida personal y profesional ahora que he dejado de jugar. Lo que sí voy a hacer es seguir viendo partidos y me he hecho aficionado del Puerto de Sagunto, porque es un equipo que ya está apuntando que puede llegar más arriba y ahora queda ver si lo consigue.

 
Vocento

Contactar | Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad | Publicidad

Canales RSS