Lunes, 11 de junio de 2007
Registro Hemeroteca

en

EDICIÓN IMPRESA

Castellón
La Liga se tiñe de blanco
Calderón quiere ahora retener a Beckham mientras el Barça se muestra abatido
Calderón quiere ahora retener a Beckham mientras el Barça se muestra abatido
Ruud Van Nistelrooy aplaude a los seguidores madridistas que se dieron cita en La Romareda, al término del encuentro frente al Zaragoza.
Imprimir noticiaImprimirEnviar noticiaEnviar
Más noticias
Nadal hace historia con su tercer Roland Garros
Roberto Fabián Ayala: “Si Llorente hubiera continuado en el club, habría renovado mi contrato”
El Levante busca dar un salto de calidad tras consolidarse
Hamilton firma su primera gran victoria
Gadea roza un podio huérfano de españoles
“Si Llorente hubiera continuado en el club, habría renovado mi contrato”
Quique no podrá sumar 69
Cañizares sufre ante el Levante la segunda expulsión de su carrera
Semana clave para fichar a Sneijder
Salto al futuro
La salvación vale 1,2 millones
Esquinazo a las suspicacias
Dulce resaca granota en Nazaret
El Villarreal B vuelve a golear al Poblense y se jugará el ansiado ascenso contra el Mirandés
Otra vez en vilo por una tángana
La Liga se tiñe de blanco
Betis, Athletic, Celta y Real, para dos plazas de descenso
El Torrevieja pierde pero pasa a la siguiente ronda
El Pamesa ofrecea Luengo seguir sólo en la FIBA Cup
Quinto partido de semifinales
Lorenzo conquista Montmeló con enorme autoridad
112.600 espectadores en Montmeló
Stoner saca todos sus caballos
“Valencia tiene de todo”
Rey de Francia
Nadal: “Es todo un sueño vencer en esta atmósfera”
Federer: “Algún día ganaré Roland Garros”
Una partida sin perdedores
“No quiero hablar de los parones”
El Armiñana sitúa otra vez a Valencia en la cumbre del fútbol sala español
“Estoy en una nube, aún no he asimilado bien el éxito logrado”
La Comunitat, con tres equipos en la élite
El Valencia Terra i Mar iguala al Barça como club más laureado de la historia

Publicidad
La euforia se ha adueñado del entorno del Real Madrid, después de pasar de tener el título de Liga perdido a recuperarlo en sus manos tras los goles de Van Nistelrooy en Zaragoza y de Tamudo en Barcelona. El madridismo, con su presidente Ramón Calderón a la cabeza, está convencido de que su equipo se proclamará campeón el próximo domingo en el Santiago Bernabéu, donde se da prácticamente por hecha la victoria sobre el Mallorca.

Una muestra de la mencionada euforia madridista se vivió el pasado sábado, al término del encuentro de La Romareda, con Calderón botando sobre el césped como un forofo más. Mientras tanto, seguidores del Real Madrid acudieron a La Cibeles para empezar a festejar lo que todavía no han conseguido, dejándose llevar por un desmedido entusiasmo, del que no hacen gala Capello ni sus jugadores.

“La Liga no está ganada. Queda un partido y hay que jugarlo con las mismas ganas, corazón y espíritu de equipo que estamos demostrando porque el Mallorca será difícil”, subrayó Capello al término del choque de La Romareda. Y Van Nistelrooy, la estrella de la Liga, avisó de que “para ganar y ser campeones hay que jugar mejor”.

La dulce resaca blanca que vive el madridismo puede estar justificada en el hecho de que su equipo, eso sí es una realidad, es el que más posibilidades tiene de ser campeón entre los tres candidatos.

De 27 combinaciones posibles que se pueden dar en la última jornada de Liga, en dieciséis (59,2 por ciento) será campeón el Real Madrid. Para el Barcelona quedan nueve opciones (33,3%), mientras que el Sevilla es el que menos posibilidades tiene, dos tan solo (7,4%).

Por otra parte, la desmedida euforia de Calderón le llevó ayer a hacer otra de las suyas. Tras tomar un avión y marcharse a París para ver ‘in situ’ la final entre Rafa Nadal y Roger Federer, allí proclamó a los cuatro vientos que le encantaría retener a David Beckham.

Medio año después de calificarle como un “medio actor”, de no hacer esfuerzo alguno por renovarle y de ver con buenos ojos su fichaje por Los Ángeles Galaxy, Calderón cambió su discurso y, al menos de cara a la galería, dijo que el británico debería continuar porque es un símbolo que representa todos los valores del club.

“Me encantaría que siguiera. Sé que ha tomado la decisión de irse y que es difícil que se vuelva atrás, pero me encantaría que siguiera. Es un ejemplo de profesional y una muestra extraordinaria de carácter y calidad. Tiene al público entusiasmado y ojalá le convenciéramos para que se quedase en el Real Madrid. Depende de él”,

A pesar de los deseos de Ramón Calderón, el representante de David Beckham rechazó toda posibilidad de que el inglés no se marche a Los Ángeles Galaxy a final de temporada. “No existe la intención de no cumplir el acuerdo. Beckham está deseando irse a Estados Unidos, aunque antes quiere terminar su carrera en el Real Madrid con una nota alta y como campeón de Liga”, sentenció el agente Simon Oliveira.

Capello o Schuster
Calderón confirmó que, aunque tiene que estudiar el contrato firmado por Beckham y el equipo de Hollywood durante los próximos cinco años, ya le han dicho que existe una cláusula que permitiría al inglés romper un compromiso que le reportará 250 millones de dólares. Aunque este extremo no lo ratificó el dirigente, al parecer esa cláusula asciende a 10 millones de dólares.

Calderón duda ahora qué hacer con Capello. Hace tres meses el italiano estaba sentenciado pero, si gana la Liga y encadena el séptimo triunfo consecutivo en un Bernabéu entregado, la situación puede cambiar. Al madridismo no le agrada la propuesta futbolística del italiano, pero Calderón teme que si llega Schuster, ya apalabrado, y la cosa no funciona, las críticas pueden enfocarse hacia el palco. Prescindir del alemán costaría un millón de euros, pero más caro es deshacerse del italiano, dispuesto a irse pero sin regalar un duro. Tiene dos años más de contrato y percibe unos seis millones de euros por campaña.

Depresión en el Barcelona
La otra cara de la moneda es la del Barcelona. El vestuario azulgrana está abatido. Otra vez el fatídico minuto 89 les alejó del título. Sobis y Tamudo. Betis y Español. Cuatro puntos perdidos en el Camp Nou que colocan al Barça a la espera de un traspiés histórico del Real Madrid en la última jornada. “Queda un partido y el Mallorca puede empatar o ganar, hay que tener esperanzas”, decía con la boca pequeña Leo Messi después del triste entrenamiento de ayer.

Las caras largas presidieron una jornada dura para la plantilla azulgrana. Un vestuario “dolido” como reconoció Messi tras el empate ante el Espanyol, consciente de haber perdido una ocasión única.

Pese a su innegable voluntad de concederle alguna opción a su equipo, Messi tuvo que reconocer lo evidente. “El título está complicado por no haber hecho lo que se debía”, aseguró. El argentino se declaró partidario de primar al Mallorca para que puntúe en el Bernabéu.

 
Vocento

Contactar | Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad | Publicidad

Canales RSS