Jueves, 7 de junio de 2007
Registro Hemeroteca

en

EDICIÓN IMPRESA

política
La dimisión de Lizondo desata un cruce de acusaciones con Miralles
El presidente de UV y el hijo del histórico dirigente se culpan mutuamente del descalabro electoral del partido el 27-M
El presidente de UV y el hijo del histórico dirigente se culpan mutuamente del descalabro electoral del partido el 27-M
Dimitido el presidente de Unió Valenciana de Valencia ciudad y candidato al Ayuntamiento, Vicente González-Lizondo, en el partido no han guardado ni el luto. El hijo del histórico dirigente regionalista y el presidente del partido, José Manuel Miralles, no han dudado en lanzarse los trastos a la cabeza y culparse mutuamente de los nefastos resultados electorales, que sitúan a UV al borde de la desaparición.

La disparidad de opiniones, principalmente en política de pactos, entre Miralles y González-Lizondo era un secreto a voces. El primero rechazó las ofertas de Coalició Valenciana y del PP, y prefirió concurrir a las elecciones junto a Los Verdes-Ecopacifistas. Para el presidente de UV, esa decisión fue “muy acertada” porque la coalición obtuvo 8.500 votos autonómicos en la provincia de Alicante, donde los regionalistas prácticamente no tenían estructura.

Para el ya ex presidente de la formación en Valencia ciudad, sin embargo, esa estrategia no ha llevado a UV a ninguna parte, ya que Los Verdes “no son valencianistas y nadie los conoce”. En su opinión, el partido sólo tenía dos salidas posibles.

La primera, conformar una plataforma valencianista junto a CV. Para hacerlo posible, González-Lizondo incluso ofreció su cabeza porque él mismo era el principal obstáculo para pactar con Juan García Sentandreu. Es más, el hijo del fundador de UV recordó que se integró en 2005 en el proyecto del entonces presidente, Joaquín Ballester, para llevar a cabo esa gran coalición.

La segunda, integrarse en el PP como independientes. De esa manera, los regionalistas “sólo” habrían tenido que pedir el voto para los populares y, a cambio, UV habría tenido presencia en todas las instituciones. Lo que hizo Miralles, en opinión de González-Lizondo, fue un “suicidio político”. Y eso después de haberse mostrado siempre, de puertas para fuera, en contra de cualquier pacto.

Campaña por separado
También la forma de hacer campaña ha sido un motivo de enfrentamiento entre ambos. González-Lizondo reprocha a Miralles, que era candidato a la Generalitat y al Ayuntamiento de Náquera, que haya descuidado al partido para centrarse en su localidad. Es decir, que utilizó el partido para su “impulso personal” e “ignoró” al resto del partido.

El presidente de UV, por su parte, acusó al ex dirigente local de haber utilizado al partido para dar el salto al PP. Por eso, incluso mostró su alegría por la marcha de González-Lizondo, ya que, dijo, “sólo miraba su ombligo y no asumía la disciplina del partido”. “Siempre ha ido por libre, ha sido un lastre”, llegó a decir.

Todas esas tensiones acumuladas han saltado por los aires después de los malos resultados que UV recogió la noche del 27-M, los peores de su historia. La formación obtuvo 22.789 votos, casi 50.000 menos que en las anteriores elecciones.

Asumir responsabilidades
González-Lizondo pensó que había llegado el momento de asumir responsabilidades, y se las exigió a Miralles. En su opinión, los resultados habían sido “catastróficos” debido a la “mala gestión” del presidente de UV, al que calificó de “incompetente” y acusó de no creer en el valencianismo. Por eso, consideró que el candidato a la Generalitat debería haber sido el primero en dimitir, y después toda la ejecutiva.

Miralles, por su parte, opinó que no es el momento de dimitir porque ahora es cuando más le necesita el partido. Además, justificó la ausencia de autocrítica en que su proyecto para UV no acababa en 2007, sino que empezaba ahí.

Con González-Lizondo y parte de su equipo (“ciertos amiguetes”, según Miralles) fuera de la dirección del partido, la sede local de UV en Valencia volverá junto a la autonómica, donde ha estado históricamente, ya que las instalaciones que ha ocupado en los últimos dos años son propiedad de la Asociación de Amigos de González Lizondo, padre.

 
Vocento

Contactar | Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad | Publicidad

Canales RSS