Viernes, 25 de mayo de 2007
Registro Hemeroteca

en

EDICIÓN IMPRESA

el rincón del pediatra
¿Lo dejamos con los abuelos?
En este artículo quiero romper una lanza a favor de los abuelos, seres abnegados, con pocos derechos y muchos deberes pues han pasado de cuidar a sus padres con todo el esfuerzo que ello supone a cuidar de sus nietos con todas las responsabilidades que conlleva un ser indefenso, irresponsable e inocente.

La sociedad actual está montada de forma que ambos padres trabajan en la mayoría de los casos y el tener hijos ha dejado de ser una responsabilidad de uno o de otro o de ambos para convertirse muchas veces en moneda de cambio de muchos conflictos y situaciones que hacen que el niño vaya de un sito a otro como si se tratara de una mercancía, sin respetar sus necesidades ya que los sacamos cuando muchas veces no ha amanecido para llevarlos con los abuelos y los recogemos ya duchados y cenados para acostarlos unas horas en su cama y al día siguiente repetir de nuevo la jugada y cuando llega el fin de semana, nos quejamos de que nuestro bebé se levanta muy temprano y no nos deja dormir. Así es la vida.

Los padres deben educar a sus hijos y los abuelos tienen la licencia de malcriarlos y consentirlos. Los padres no deben de dejar esa misión tan importante que es la educar a los yayos que por un lado se encuentran asustados por la responsabilidad de tener que cuidar al nieto, a pesar de que seguro que tienen mucha más experiencia que los padres, pero no son sus hijos y eso es un gravamen importante. De todas formas los abuelos no deben interferir en el método educativo que decidan los padres, pero estos no deben de ser intransigentes con las pequeñas licencias que se permitan sus padres con sus nietos. No obsesionarse con exigencias que puedan resultar excesivas e insistir en las reglas básicas que los padres consideran más importantes para la educación del niño.

Si decidimos dejar a nuestros hijos con uno de los abuelos, debe ser una decisión consensuada por los padres y estos deben aceptar todas las consecuencias de tal decisión, los abuelos no son criados nuestros para que cuando queramos les dejemos a nuestro hijo sin respetar sus necesidades, proyectos y por que no disfrute de la vida sin responsabilidades.

Si hemos decidido contar con la ayuda de los abuelos y estos están conformes con nuestra propuesta, es necesario por el bien del niño el consensuar y no imponer una serie de normas importantes como son los horarios y el tipo de comida que deberán darle sobre todo si existe alguna alergia o intolerancia alimentaria, cuando y cuanto debe dormir, si creemos que las chucherías no son buena se lo podemos sugerir de forma que no suene a orden ya que todas las instrucciones que demos deben ser sugerencias ya que a la persona o personas que dejamos a nuestro hijo posiblemente esté mucho más preparada que nosotros como padres para atenderlo. Igualmente es muy importante el inculcar a nuestros hijos el respeto por los abuelos y él trasmitirles la necesidad del contacto con los mismos cuando ya son mayores pues una relación entrañable entre el abuelo y el nieto es una de las mejores vivencias que nos podemos encontrar.

Por último, ante un accidente debemos de ser muy respetuosos con nuestros mayores, nadie es perfecto y a todos nos puede pasar, deberemos reconfortarlos y apoyarlos en ese trance y no caer en la bajeza de acusarlos y menospreciarlos. Ellos lo hacen todo con el máximo cariño y de forma totalmente desinteresada.

clinicagarciasala@ono.com

 
Vocento

Contactar | Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad | Publicidad

Canales RSS