Jueves, 22 de marzo de 2007
Registro Hemeroteca

en

EDICIÓN IMPRESA

ana duato embajadora de Unicef
“Me siento orgullosa de que Valencia aúne arte y solidaridad”
La actriz confiesa sentirse privilegiada por “dar voz a los niños olvidados” y luchar por que opten a un futuro más justo
La actriz confiesa sentirse privilegiada por “dar voz a los niños olvidados” y luchar por que opten a un futuro más justo
hace una año visitó Níger, el país de la pobreza. Descubrió las miradas y las sonrisas de los niños sin futuro. Comprobó cómo la vida se escapa de las manos de los nigerianos si no llega la ayuda humanitaria. La valenciana Ana Duato se moja ahora para frenar la expansión del sida en la infancia y lo hace respaldando la gala del 60 aniversario de Unicef, que se celebró ayer en el Palau de les Arts.

–¿Qué es la solidaridad?
–La solidaridad es un concepto muy amplio. Cada persona lleva dentro un pequeño embajador de la solidaridad al que le tiene que dar salida. Hay muchos frentes abiertos en la sociedad para sentir la llamada de ayudar. Ser solidarios parte de una llamada y de la necesidad de no quedarse acomodado con nuestra vida. La gente tiene que ser solidaria en la medida que pueda. Yo soy una privilegiada por dar voz a aquellos niños olvidados y tratar de conseguirles un presente y un futuro. Es muy gratificante.

–¿La gente sabe cómo ser solidaria?
–Yo he notado que la gente se siente muy despistada de cómo hacer llegar su generosidad. Se puede serlo de muchas maneras, siendo socio de una organización en la que uno crea, exigiendo al Gobierno que no dé la espalda a los problemas... Cada uno debe buscar su fórmula.

–¿Qué diría a los incrédulos que dudan de que llegue el dinero a los países necesitados, como el caso de Anesvad?
–No se puede generalizar. El dinero llega. Sin la ayuda humanitaria, los niños más desfavorecidos no comen, no tienen agua potable ni futuro. No nos centremos en cuántos céntimos llegan de un euro. Cada uno que aporte lo que pueda, porque los fondos llegan.

–Es embajadora de Unicef. Todo un honor, ¿no?
–Me siento muy identificada con Unicef y sus proyectos. Es la forma de contraer un compromiso con los niños, con los que más necesitan nuestra ayuda. La oportunidad de viajar a Níger me descubrió que estoy donde quiero estar porque la labor que hace Unicef es inmensa, pero aún tiene mucho por hacer.

–¿Qué tal su experiencia en Níger?
–Fui hace un año como embajadora de Unicef. Viajar al país más pobre del mundo y comprobar cómo se les escapa a los niños la vida es estremecedor. En cambio, entras en un poblado donde Unicef ha desarrollado un proyecto y ves que esos niños, por lo menos, tienen la posibilidad de ir a la escuela y de optar a una experiencia más justa.

–Unicef se centra ahora en la campaña ‘Unidos por la infancia, unidos contra el sida’. ¿Qué puede contar esta iniciativa?
–Unicef tiene un proyecto, el de las cuatro P, de cambiar la situación previniendo la transmisión de la enfermedad de madre a hijo, proporcionando tratamientos pediátricos, previniendo el VIH entre los jóvenes y protegiendo a los afectados por el virus.

–¿El concierto de Valencia es uno de los actos de esta campaña?
–Sí, Unicef tiene el compromiso de recaudar en España dos millones de euros para combatir el sida. Es una máquina de recaudar fondos porque la aportación de cada socio de Unicef es vital. No podemos acostumbrarnos a ser insensibles a ver noticias de niños que no tienen futuro.

-¿La sociedad ha tirado la toalla?
–Da esa sensación. Pero yo soy de las convencidas de que el mundo se puede cambiar. Hay una realidad que tomando parte activa se puede modificar.

–Como valenciana, ¿está contenta de que se celebre la gala de Unicef en la ciudad?
–Estoy muy orgullosa de ser valenciana y de que la gala se haya celebrado en Valencia. Me siento afortunada de poder colaborar en esta actividad. Es un orgullo que el arte, la música y la solidaridad se unan en Valencia.

 
Vocento

Contactar | Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad | Publicidad

Canales RSS