Miércoles, 28 de febrero de 2007
Registro Hemeroteca

en

C. VALENCIANA

COMUNIDAD VALENCIANA
El Centro Príncipe Felipe desmantela el laboratorio de la investigadora de lesiones medulares en monos
El director de las instalaciones contacta con el CSIC y Castilla y León para saber dónde envía los primates
El director de las instalaciones contacta con el CSIC y Castilla y León para saber dónde envía los primates
El horizonte de Almudena Ramón cada vez parece más negro. La continuidad de su proyecto de investigación de lesiones medulares en primates en las instalaciones actuales se complica cada día que pasa.

El último paso del Centro de Investigación Príncipe Felipe (CIPF) es desmantelar la zona del animalario destinada a los primates. Así se lo han hecho llegar a la responsable del proyecto, Almudena Ramón.

No obstante, los cauces de comunicación con Almudena no se han establecido de forma directa. Rubén Moreno, director del CIPF, ha remitido una carta a la Consejería de Sanidad de la Junta de Castilla y León. En cambio, ha mantenido una conversación con el director del Instituto de Biomedicina de Valencia, que depende del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Ambas entidades participaban en el proyecto de monos tetrapléjicos.

Al responsable del CSIC le ha comunicado “que se va a proceder al cierre de la estabulación de primates en el centro” y le insta a que le informe del lugar donde se debe trasladar el primate que es titularidad del citado centro.

Almudena Ramón trabajaba hasta el pasado verano –cuando es apartada de la investigación– con seis primates. Dos de ellos corresponden al CSIC, aunque uno fue sacrificado por el Centro de Investigación Príncipe Felipe. Los otros cuatro pertenecen a la Junta de Castilla y León. “Aunque fueron pagados por el centro dependiente de la Conselleria de Sanidad y se remitió la factura a la Junta para que corriera con los gastos”, precisó la doctora.

¿Dónde trasladar los monos?
Rubén Moreno ha solicitado a ambos organismos que comuniquen el lugar donde tienen que ser trasladados los primates. En una de las conversaciones, en concreto con el Instituto de Biomedicina, advierte de que si no se produce una respuesta en breve lo enviarán esta misma semana a las puertas del citado centro.

Almudena Ramón sabe que la desmantelación del lugar donde viven los primates supone la paralización definitiva del proyecto de investigación.

Desde la Junta de Castilla y León también se han puesto en contacto con la doctora Ramón para informarle de la disponibilidad que ha mostrado el CIPF “para cedernos todos o algunos de los cuatro primates adquiridos en el año 2005”.

En la contestación por carta a Almudena, Castilla y León muestra su respaldo al proyecto y su intención “de seguir apoyando su desarrollo”. El Centro Príncipe Felipe rechazó una ayuda de 200.000 euros de esta autonomía para investigar con monos tetrapléjicos al no renovarse el convenio con la investigadora.

Sugerencia sobre el traslado
La JCyL, a su vez, ha remitido la comunicación del CIPF al director del Instituto de Biomedicina de Valencia. A Almudena se le ha sugerido la posibilidad de trasladar a los primates al área de Veterinaria de la Universidad Cardenal Herrera CEU, “aunque yo no sé qué instalaciones tienen allí”, comentó.

Además, desplazar a los monos supondría renunciar de forma definitiva al proyecto en el citado centro, lo que retrasaría las investigaciones un año y medio, tiempo que se tardó en montar la infraestructura en el CIPF. La investigadora asegura que la sala donde vivían los monos tiene un coste superior a los 100.000 euros y cada primate tiene un precio que supera los 3.000 euros.

La doctora añadió que para trasladar a cualquiera de estos primates se necesita una autorización del Ministerio de Agricultura.

Desde el CIPF repitieron ayer que el proyecto no continua en el centro desde el pasado mes de junio y que Almudena “puede seguir la investigación donde quiera”.

Hasta la fecha, el conseller de Sanidad, Rafael Blasco, de quien depende el CIPF, se ha limitado a señalar que el conflicto debía resolverse “con los responsables actuales” del centro Príncipe Felipe.

El portavoz del Consell, Vicente Rambla, abogó recientemente porque continuara la investigación si, efectivamente, la comunidad científica consideraba que su labor es “importante”. Eso sí, matizó, siempre dentro de la “regulación administrativa habitual” entre el CIPF y los investigadores que trabajan en él.

arallo@lasprovincias.es

 
Vocento

Contactar | Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad | Publicidad

Canales RSS