Sábado, 10 de febrero de 2007
Registro Hemeroteca

en

EDICIÓN IMPRESA

SOCIEDAD
El Instituto de Biomecánica de Valencia creará la base de datos de cómo son las españolas
Las mujeres de Quartell participan en el proyecto piloto que servirá para unificar las tallas
Las mujeres de Quartell participan en el proyecto piloto que servirá para unificar las tallas
Conocer las medidas reales de las españolas y poder así unificar las tallas de la ropa. Este es el objetivo del Ministerio de Sanidad y lo conseguirá gracias a la tecnología punta y al trabajo de 30 profesionales del Instituto de Biomecánica de Valencia (IBV).

Un láser permitirá determinar las dimensiones de las mujeres en tres segundos. Alrededor de 300 féminas, de edades comprendidas entre 12 a 70 años, se someterán de forma voluntaria a este control en su fase de pruebas, que continuará después con un completo estudio antropométrico a 8.500 mujeres de todo el país.

El responsable de I+D del Instituto de Biomecánica de Valencia, Jaime Prats, explicó ayer que el personal del centro realizará mediciones en Quartell y en otras localidades españolas, pero que fundamentalmente el cometido del IBV es “crear la base de datos nacional sobre las medidas de las mujeres”. Será un estudio antropométrico de cómo son las españolas teniendo en cuenta el índice de masa corporal y la altura media. Costará cerca de un millón de euros.

Datos útiles
Estas pruebas se realizan en cabinas propiedad del Instituto de Biomecánica de Valencia, empresa ganadora del concurso para realizar este estudio piloto. Prats avanzó que el ministerio sacará un concurso definitivo al que IBV también optará y con todos los datos se sabrá cuánto miden, cuánto pesan y, en definitiva, cómo son las mujeres españolas. “Unos datos que se desconocen y que serán de gran utilidad para otros proyectos científicos del instituto. Además, estaría bien que se hiciera el mismo trabajo en la población masculina”, señaló Prats.

En el caso de las mujeres, el origen del problema ha sido el desorden y confusión al que se vienen enfrentando las españolas a la hora de comprar ropa desde hace varios años. Una señora o joven que tenía como referencia la talla 42 llega al probador y, ¡horror!, no cabe. La báscula le dice que no ha engordado pero el fabricante le conduce a una talla 44 o 46. El componente psicológico influye. Así, del probador la usuaria se va a casa llevando como meta someterse a una dieta estricta, cuando es el fabricante o diseñador quien, graciosamente, ha variado su tallaje.

Con el resultado de los técnicos valencianos, se acabará con la dispersión de los etiquetados. La 40 será la cuarenta en todas partes, sin llamar a confusión a las consumidoras con las medidas que corresponden a sus dimensiones y peso.

Primeras pruebas
Contra esta marabunta de etiquetados, y con el fin de determinar las tallas medias de las españolas, Sanidad ha intervenido. El patio del Instituto Nacional del Consumo sirvió ayer de laboratorio para las primeras pruebas. Dos voluntarias se quitaron su vestimenta para quedarse en un dos piezas y un gorro con el que se han introducido en sendas cabinas. Dentro de ellas, los rayos láser realizan 130 mediciones en 30 segundos. Después se miden manualmente los pliegues cutáneos. Prats explicó que el IBV dispone de un equipo de estas características, pero matizó que la toma de las dimensiones se harán con equipos móviles y en tres localidades (Quartell, Tarancón o Madrid).

La muestra será aleatoria y se garantiza la confidencialidad de las participantes, recibirán un pequeño obsequio. Con el estudio antropométrico, que determinará, por ejemplo, si las españolas somos más o menos altas, o bien tenemos hombros altos o caderas anchas, los diseñadores y fabricantes tendrán los elementos base para diseñar sus tallas.

Los resultados estarán listos para principios de 2008 y en un plazo aproximado de tres años las tiendas tendrán sus nuevos etiquetados. La medida, según mantiene Sanidad, contribuirá a que el usuario “esté más protegido” y también tendrá sus efectos psicológicos porque mejoraría la autoestima de las compradoras. Los resultados también atenderán a las edades ya que, como subrayado la directora general de Consumo, Ángeles Heras Caballero, “con la edad evolucionan las tallas “.

Heras mantiene que este estudio tendrá un impacto mundial. Ya se ha utilizado el mismo sistema en Francia, pero resultó menos representativa que esta muestra nacional del tallaje español.

Experiencia del IBV
No es la primera vez que el Instituto de Biomecánica de Valencia afronta informes de estas características. Según el responsable de I+D, la experiencia del centro en la realización de estudios antropométricos mediante técnicas de digitalización tridimensional para estudiar la forma y dimensiones del cuerpo humano. Así, se han hecho “análisis de pies para determinar cómo debe ser el calzado óptimo y también de cabezas para establecer las medidas para cascos que se utilizan en actividades deportivas”, matizó Prats.

El instituto ha trabajado desde 1994 en el desarrollo de bases de datos antropométricas de la población española y europea y su aplicación en el desarrollo de muebles, calzados o herramientas para personas mayores o con discapacidad y en accesibilidad.

 
Vocento

Contactar | Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad | Publicidad

Canales RSS