Sábado, 10 de febrero de 2007
Registro Hemeroteca

en

EDICIÓN IMPRESA

Valencia
El doble de David Beckham
salvador domínguez

Metrosexual asesino.

España. Metrofarsa, 2007.

Autor: Manuel Molins.

Director:Joaquim Candelas.

Intérpretes:Manuel Puchades, Carmen López.

Teatro Musical, hasta el 11 de febrero.

CRÍTICA DE teatro

El término metrosexual se utiliza hoy en día con bastante facilidad, pero tiene un significado muy concreto. Lo inventó el escritor y periodista inglés Mark Simpson, e intenta definir al hombre de finales del XX y principios del XXI. Habría que apostillar que este varón sólo puede darse en el primer mundo, y por fortuna tampoco representa a la totalidad.

Un metrosexual es un tipo urbano que atiende a su cuidado físico tanto como una mujer. Está absolutamente inmerso en la sociedad de consumo: es esclavo de las marcas, la apariencia glamurosa, y una búsqueda rápida, casi fulminante, del éxito socioeconómico.

Marcianos replicantes
Si una imagen vale más que mil palabras, un prototipo de metrosexual es David Beckham: cuidada y artificiosa belleza, emblema de varias marcas comerciales, rico y exitoso por medios no atribuibles a sus dudosas dotes futbolísticas. Siguiendo el silogismo, si Beckham representa a una generación, los que le imitan bien pueden ser sus dobles.

Manuel Molins ha creado a uno de estos marcianos replicantes en esta obra. Un muchacho que quiere ser actor, y se encuentra, de la noche a la mañana, en la cresta del éxito protagonizando una película titulada Metrosexual asesino .

La cuestión es que el personaje acaba por comerse a su intérprete, y al igual que Johnny Weissmüller terminó su vida dando gritos de Tarzán en las cafeterías, este metrosexual se convierte en asesino de todo lo que no se atiene a su concepción del mundo.

Su antagonista será una muchacha que tal vez persiga idénticos fines, pero trabaja hasta límites dislocados en su proyecto de ser artista. Su preparación asume la competitividad más caníbal, y además de estudiar arte dramático y psicología, completa su currículum con una larga ristra de saberes orientales que han llegado hasta occidente para llenar su vacío.

Comedia satírica
Todo el montaje está claramente codificado como comedia satírica. El autor crea las situaciones desde una visión cómica, pero al tiempo se sirve de ellas para ridiculizarlas y extraer conclusiones moralizantes.

La reivindicada creación de un nuevo género, la metrofarsa , quiere sustentarse en la incorporación de los ya citados elementos de contemporaneidad, manteniendo los aspectos clásicos de la farsa como la distorsión grotesca y el puro divertimento.

 
Vocento

Contactar | Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad | Publicidad

Canales RSS