Jueves, 1 de febrero de 2007
Registro Hemeroteca

en

C. VALENCIANA

Valencia
El interior de la Comunitat Valenciana tiene 500 aldeas y pueblos abandonados
Los Serranos, Ademuz y las montañas de Castellón, las zonas más afectadas por el éxodo rural
El éxodo rural de la segunda mitad del siglo XX dejó más de 500 pueblos y aldeas abandonados en la Comunitat. Las zonas más afectadas por este proceso son el Rincón de Ademuz, Los Serranos y el interior de Castellón. Un libro del Consell Valencià de Cultura rescata del olvido los motivos de la despoblación.
Entre el 60% y el 70% del territorio valenciano es montañoso. Y en estas zonas vive actualmente apenas el 5% de la población de la Comunitat.

Esta es una de las principales conclusiones de José Manuel Almerich, coautor de Pobles abandonats. Els paissatges de l’oblit junto con Agustí Hernàndez. La obra editada por el Consell Valencià de Cultura repasa las cinco grandes razones que han ido causando el abandono y la despoblación de estos lugares: la gran emigración rural hacia el litoral y las zonas industrializadas desde 1950; la construcción de embalses; las catástrofes naturales; la expulsión de los moriscos en 1609, y los restos de la construcción de colonias agrícolas e industriales.

“Es muy difícil cuantificar cuántos pueblos y aldeas han sido abandonados. Hemos calculado en más de 500 los afectados por el éxodo masivo y la incomunicación de las zonas rurales”, apuntó Almerich.

Como ejemplo, sólo en las proximidades de Morella había a principios del siglo XX “más de 700 masías con más de tres familias cada una”.

Hoy, apenas quedan 12 habitadas. Almerich y Hernàndez han recorrido a pie y en bicicleta parte de estos lugares. “Los últimos masoveros nos hablan de hambre y miseria” como motivos del éxodo, apunta Almerich.

En 1910 el interior de Castellón (Els Ports, Alt i Baix Maestrat, l’Alcalatén y Alto Mijares) y de Valencia (Los Serranos y el Rincón de Ademuz) empezó a despoblarse.

A estas zonas habría que sumar las alrededor de 300 pueblos abandonados en el siglo XVII por la expulsión de los moriscos y “de los que apenas quedan evidencias físicas” en zonas como los valles alicantinos de Gallinera, Seta, Guadalest y Alcalà (como l’Atzuvieta), la sierra de Espadán en Castellón o el macizo del Caroig en Valencia.

phuguet@lasprovincias.es

 
Vocento

Contactar | Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad | Publicidad

Canales RSS