Viernes, 12 de enero de 2007
Registro Hemeroteca

en

EDICIÓN IMPRESA

L’HORTA
Los obreros trabajan día y noche en la rehabilitación del Castell de Alaquàs
Hallan un pozo de 30 metros de profundidad en una esquina del claustro
Las obras de rehabilitación del Castell de Alaquàs se aceleran trabajando por las noches. Todo tiene que estar listo para albergar una exposición pictórica a finales de febrero. Los técnicos de Ayuntamiento se sorprendieron ayer al encontrar un pozo de 30 metros de profundidad, en una esquina del claustro.
El pozo que ha sido encontrado en el claustro del Castell de Alaquàs.
Imprimir noticiaImprimirEnviar noticiaEnviar

Publicidad
Los trabajos de restauración del Castell se aceleran de forma importante con el objetivo de tenerlo todo listo para la exposición que albergará el edificio, a finales de febrero. Para ello, tres turnos de obreros trabajan hasta las cuatro de la madrugada, sin apenas tener descanso.

Las obras marchan a buen ritmo tanto en el interior como en el exterior del emblemático monumento de Alaquàs. Los obreros trabajan con luz artificial durante la noche en el claustro y en las distintas dependencias del interior del monumento.

Una de las escaleras que conecta con la primera planta está acabada y ahora trabajan con celeridad para concluir la labores del claustro.

Otra operación importante que se va a llevar a término es la restauración de la puerta principal cuyo material es la madera. Para ello se necesitará un tratamiento especial que permita recuperar su estado originario.

Un pozo de 30 metros
Las obras de restauración y rehabilitación del Castell renacentista de Alaquàs siguen sorprendiendo a los expertos. En una de las esquinas del claustro del edificio acaba de aparecer un pozo de 30 metros de profundidad que abastecía de agua al monumento.

Este pozo de agua se encontraba tapado por una loseta de piedra de unos 50 centímetros. Ni los estudios iniciales de georadar ni las primeras catas realizadas dieron con este pozo que ahora la casualidad ha querido sacar a la luz cuando iba a ser restituido parte del suelo del claustro.

Un pequeño hueco en la loseta fue la que hizo sospechar de la posibilidad de que detrás de ella podría existir una cavidad. Sin embargo, nadie pensaba que lo que saldría era un pozo de tanta profundidad como ha resultado el que ahora ha sido descubierto.

El pozo fue examinado ayer por los técnicos del Ayuntamiento de Alaquàs, quienes certificaron que el mismo conecta con un río subterráneo que contiene agua a 30 metros por debajo de la superficie.

Posible rehabilitación
El Consistorio de esta localidad de l’Horta Sud confirmó ayer que está estudiando seriamente la rehabilitación de este pozo, que se encuentra en buen estado. Ahora falta observar cual es la calidad del agua encontrada a los citados 30 metros de profundidad.

En el caso de que los estudios realizados por el Ayuntamiento confirmen una buena calidad del agua y ésta fuera potable, podría volverse a recuperar la función originaria del pozo y abastecer al castillo.

Un aspecto que sería positivo para el municipio valenciano puesto que permitiría recuperar un trozo de su historia más importante. Y es que el Castell de Alaquàs data del siglo XV y es una de las mansiones nobiliarias pertenecientes a la época de la decadencia feudal.

El edificio ocupa una superficie total de 1.513 metros cuadrados y tiene características y elementos arquitectónicos que apuntan a que se trata de un monumento del Renacimiento.

Durante el periodo en que están realizándose las obras de restauración, el monumento se encuentra cerrado al público. Los artesonados, elementos cerámicos y el propio edificio están siendo rehabilitados a través de un plan director que ha seguido el Ayuntamiento. La actuación incluye la reconstrucción de la cuarta torre y ha permitido hallar elementos cerámicos de gran valor.

 
Vocento

Contactar | Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad | Publicidad

Canales RSS