La Basílica vuelve a cerrar 14 meses por la restauración de su nave central

A partir del 8 de enero las eucaristías se celebrarán en el camarín de la Virgen

M. ANDRÉS FERREIRA VALENCIA
Nave central de la Basílica, después de eliminar los andamios utilizados para la restauración de la cúpula./
Nave central de la Basílica, después de eliminar los andamios utilizados para la restauración de la cúpula.

La Basílica de la Virgen de los Desamparados inicia el próximo día 8 de enero las obras de restauración de la nave central y el altar mayor que estarán dotados de aire acondicionado y nueva iluminación; trabajos que han sido adjudicados a la empresa valenciana “Estudio métodos de la restauración”, después de un concurso restringido.

La última vez que cerró sus puertas fue durante seis años, tiempo que duró la restauración de la cúpula de Palomino y las cubiertas del templo, aunque el culto se mantuvo en el camarín de la Virgen, al igual que ahora sucederá.

“El templo dispondrá después de la restauración de una nueva iluminación eléctrica y de preinstalación de aire acondicionado, que irá canalizado bajo el suelo de la nave central por lo que lo primero que hay que hace es levantar el suelo”, señaló el rector del templo Juan Bautista Antón. Con el fin de no interrumpir las celebraciones eucarísticas, una vez se inicien las obras, la Basílica ha acondicionado el camarín donde se venera la imagen principal de la Patrona, con un nuevo sistema ade megafonía y un circuito de televisión interior para que los fieles puedan también seguir las misas desde la capilla de la Comunión, donde quedará instalada una pantalla de plasma.

Restauración de esculturas

Mientras se realicen estas obras un equipo de la Universidad Politécnica de Valencia restaurará varias esculturas del interior de la Basílica. Hay que recordar que un equipo de la citada universidad dirigió las obras de rehabilitación de los frescos de la cúpula, realizados por Antonio Palomino en 1701 de varias imágenes movibles.

“Después de esta primera fase se iniciará una segunda, que se prolongará varias meses más, en la que se restaurarán todos los paramentos, los zócalos, los estucos, los dorados, las cornisas. Los trabajos se repartirán primero en media parte de la Basílica y el resto en una segunda. Hay que señalar que el ruido de las obras de atenuará y si es necesario se pararan durante el culto”, añade el rector del prime templo mariano de Valencia.

Acerca de la restauración de la imagen principal de la Mare de Déu dels Desamparats, de la que LAS PROVINCIAS ya informó el 6 de febrero de 2003, después de que la Archicofradía reunida al efecto tomar dicha decisión, Juan Bautista Antón, señaló: “No es para ahora, aunque la tenemos prevista como una parte importante del proceso de restauración integral de la Basílica. La idea está ahí, ahora tenemos que estudiar muy bien quién o quiénes serán los responsables de esta restauración”.

Recordar que la imagen de la Virgen de los Desamparados fue dañada por un grupo de milicianos en el asalto a su Basílica, en 1936, daños que fueron subsanados en 1939 por el imaginero José María Ponsoda.

El presidente de la Hermandad de Seguidores de la Virgen y componentes de la Archicofradía, Juan Arturo Devís, dijo sobre la restauración de la Patrona: “Sería una acierto, si de verdad es necesaria, sobre todo, para que volviese a tener la mirada y la ternura que tuvo durante siglos pasados”.