Al puerto se llegará por un jardín

La ansiada conexión del viejo cauce con la futura marina de ocio ha tenido una aliada inestimable con la designación de Valencia como sede de la Copa América

PACO MORENO VALENCIA

De la mano del gran evento náutico que ha transformado el puerto para siempre, también llegará la culminación del sueño de muchos, Bofill por ejemplo, que en su maqueta había dispuesto un bulevar que desembocada en la orilla de la dársena.

Ahora es también el momento de los arquitectos, 135 para ser más exactos. Es el número que se ha presentado al concurso de ideas, una iniciativa del Consorcio Valencia 2007 para decidir qué hacer con los espacios ganados para la Copa América una vez se vayan los equipos a otras aguas.

La alcaldesa Rita Barberá, después de un fallido intento en solitario por parte del Ayuntamiento, incluyó el nuevo barrio del Grao y los últimos tramos del viejo cauce en el concurso de la marina. El número de viviendas no cambiará ni un espacio afectará a otro, salvo para darles sentido, como un itinerario que acabará en la nueva zona de expansión de la ciudad.

Barrios a ambos lados

Al otro lado del barrio del Grao, varias empresas ya han empezado la urbanización de lo que se conoce como bulevar de las Moreras. Se trata de la conexión entre Nazaret y la Ciudad de las Artes, donde la gran transición serán las tres torres diseñadas por Santiago Calatrava y que siguen a la espera de ofertas que deseen hacerse cargo de los que serán edificios más altos de España.

Todavía es pronto para definir el itinerario, aunque de momento ya se ha descontaminado una amplia franja de terrenos, también afectados por los vertidos industriales durante décadas. Las máquinas trabajan ahora justo en la desembocadura, entre el puente de Astilleros y el puerto, junto a Unión Naval.

Esta empresa forma parte del proyecto del Consorcio para la marina. La intención es que su traslado, una vez acabe la concesión, sirva para facilitar el espacio de la conexión entre el cauce y el puerto.

Los proyectos pendientes en el cauce no acaban en la conexión con el mar. En la zona monumental, entre las torres de Serranos y el Museo de Bellas Artes, la mayor parte de los tramos tienen una urbanización provisional, con campos de fútbol de tierra y simples praderas de césped, debido al retraso en el ajardinamiento definitivo.

De la parte más cercana al Museo de San Pío V se encarga la concejalía de Cultura, debido a que la intención es crear un jardín de esculturas, todavía sin presupuesto. Sobre los campos de fútbol, la alcaldesa comentó hace poco su intención de colocar césped artificial.

Más información en la pag. 71

pmoreno@lasprovincias.es