Los necesarios túneles de las marginales

Si algo permite el acceso fácil y sencillo al jardín del Turia es la construcción de túneles en ambos lados de las marginales, que eliminan buena parte del tráfico rodado en superficie. Desde los años 90, esta ha sido la estrategia del Ayuntamiento, sobre todo en aquellos lugares donde hay cruces con los puentes.

Los túneles de Menéndez Pidal, paseo de la Pechina y el llamado del IVAM se encuadran en esta intención. Problemas no han faltado, como la aparición en este último paso inferior de restos de la muralla cristiana, que estuvieron a punto de dar al traste con esta obra, vinculada al puente de las Artes. También resultó accidentado el de la Pechina, que al final se resolvió uniendo dos túneles para evitar las fuertes protestas vecinales.