El agua termal ya fluye en la Alameda

El nuevo balneario habilitado en la antigua casa de la Lactancia empieza su actividad hoy, con tratamientos que oscilan entre los 15 y los 1.100 euros

J. BATISTAVALENCIA
La piscina activa del nuevo balneario de la Alameda, horas antes de ser estrenada./
La piscina activa del nuevo balneario de la Alameda, horas antes de ser estrenada.

A 660 metros de profundidad brotan las aguas termales de las que se alimenta el balneario de la Alameda, que hoy reabre sus puertas al público después de permanecer 26 años en el olvido. Con las mejoras innovaciones tecnológicas, los responsables de la empresa gestora han aprovechado las antiguas instalaciones de la casa de la Lactancia para habilitar el primer balneario plenamente urbano de España.

Los clientes tendrán la oportunidad de disfrutar de 58 tratamientos, desde masajes, baños termales, tratamientos corporales o de belleza, y 21 programas distintos de diferente duración.

Por ejemplo, cualquier vecino de las inmediaciones, mediante cita previa, podrá darse un baño relajante en agua termal desde 23 euros. Otro ciudadano con un problema de sobrecarga en la columna vertebral tendrá la oportunidad de recibir un tratamiento continuado durante un mes con tres sesiones por semana.

Según los precios establecidos en el catálogo ofrecido ayer por la empresa Termaeuropa, encargada de la gestión, los servicios tendrán precios asequibles, ya que se podrán contratar baños termales desde 23 euros o realizar una sesión de inhalaciones desde 15. Los precios de los programas oscilarán entre los 54 y los 1.125, en función de su duración (un día, diez o un mes).

Antes de su cierre, el balneario de la Alameda se situaba en el edificio de la Lanera, reconvertida en un hotel de lujo. Las actuales instalaciones aprovechan las propiedades medicinales de las aguas termales que fluyen desde el subsuelo a una temperatura de 43 grados, aunque, como explicaron los responsables de Termaeuropa, el calor se mitiga para evitar quemaduras.

Desde la empresa gestora quisieron destacar que el elemento diferenciador respecto a otras instalaciones semejantes es el agua termal. Según las mismas fuentes, tienen propiedades terapéuticas, lo que las hacen muy indicadas “para reumatismos, fracturas, lesiones articulares, inflamaciones o secuelas de accidentes cerebrovasculares”, mientras que el resto de establecimiento aprovechan el agua corriente.

El balneario cuenta con 20 cabinas de masaje y baño (una de ellas VIP), terma romana, baño turco o piscina activa, consistente en un circuito de spa con diferentes servicios. También se puede disfrutar de la ducha circular, con 24 chorros de agua, que ofrece un masaje profundo gracias a la presión con que sale el agua. Los vestuarios, una guardería y la zona de descanso con cafetería incluida completan las instalaciones.

Durante el discurso inaugural, Barberá recordó que con esta actuación ya sólo falta rehabilitar la antigua Tabacalera para recuperar el conjunto de edificios construidos para la exposición regional de 1909. La alcaldesa también recordó, casi de pasada, que el balneario se cerró durante la etapa socialista.

“Hemos recuperado un tesoro que los valencianos no podíamos perder, con unas instalaciones que son desde ahora una nueva oferta que se suma a los muchos atractivos de la Valencia del siglo XXI”, sentenció Barberá.