El cañón del Torero contra las baterías del mariscal francés Moncey

La historia cuenta cómo el primer ataque de las tropas invasoras francesas en Valencia, el 28 de junio de 1808, se produjo contra la parte occidental de la muralla de la ciudad y se centró principalmente en las Torres de Quart. Los franceses hicieron gran uso de artillería. Pero el ataque fue repelido por los valencianos con tal decisión que obligaron a retirarse al ejército que mandaba el mariscal Moncey.

En la defensa de las Torres de Quart, el cronista fray Vicente Martínez Colomer recoge el episodio protagonizado por un personaje que añadir a los héroes populares valencianos dignos de recuerdo.

Se trata de Juan Bautista Moreno, más conocido por , que lo era o había sido de cierto renombre, y que, no se sabe cómo, se hizo con un cañón y tras no pocas peripecias, en compañia de otros tres hombres que le ayudaban, se presentó en las Torres de Quart, cuya defensa dirigía el coronel barón de Petrés.

No se conoce el calibre del cañón del Torero, pero debía ser considerable cuando el barón decidió instalarlo al pie de las Torres bajo el arco interior de entrada.

La existencia de tal cañón la anotan también los cronistas Corbín y Vidal Corella, que subrayan el papel que desempeñaron la pieza artillera y su singular tirador en la jornada en que se hizo retroceder a un ejército de Napoleón.