Domingo, 29 de octubre de 2006
Registro Hemeroteca

en

EDICIÓN IMPRESA

Valencia
Jaime Ortí
De pequeño, era muy bueno. Desde que dejó la presidencia del Valencia C. F. se dedica a su empresa y a su familia. La música de banda y la ópera son sus debilidades
De pequeño, era muy bueno. Desde que dejó la presidencia del Valencia C. F. se dedica a su empresa y a su familia. La música de banda y la ópera son sus debilidades
El hombre tranquilo, pacífico y con capacidad de mediador que condujo el Valencia C.F. se forjó en la infancia. Tan buen niño era Jaime que cuando LAS PROVINCIAS le pide que recuerde alguna trastada no sabe qué contestar: “Mi niñez fue muy feliz, unido a mi familia y a mis amigos con los que jugaba por las calles de Aldaia y Alaquàs. Travesuras no recuerdo ninguna importante”, asegura.

El poco tiempo que le deja su empresa de persianas lo emplea en cultivarse. Jaime Ortí es un enamorado de la ópera y de la música de banda. La lectura de los clásicos valencianos y jugar al dominó son otras de sus aficiones que se ve obligado a dejar aparcadas cuando se pone por delante un partido del equipo. “Hago lo posible para ver al Valencia siempre en directo”. ¿Jaime Ortí puede vivir sin fútbol? “Sí, claro, lo estoy haciendo. Ahora puedo disfrutar de mi familia, dedicarme a mi empresa. Cuando estás fuera eres consciente del esfuerzo y del tiempo que requiere ser presidente de un equipo de fútbol”.

Al filo de la media noche toda la familia se sienta unida a escuchar la radio. Un inciso. No es una estampa de los años 50 sino del nuevo milenio. “¡Muchas noches bonicos!” Son las palabras mágicas para que las hijas de Jaime Ortí caigan muertas de risa.

Ortí es el más mediático de todos los presidentes que ha tenido el Valencia C.F. Tan popular que cuenta con un guiñol radiofónico en Ràdio 9 que engancha a toda la afición futbolera dando lugar a alguna confusión. “Por la calle más de uno me dice, la otra noche te tomaron el pelo. La entrevista no era con Ranieri. Y claro yo les tengo que decir: te tomaron el pelo a ti porque ese tampoco era yo”, comenta orgulloso el ex presidente. La verdad es que el imitador lo borda y Jaime Ortí escuchándose todas las noches está encantado porque “es una forma más de percibir el cariño que aún te tiene la gente”.

Él ha sido el presidente del pueblo. Cercano a la afición, agradable, simpático y espontáneo. Si se tenía que poner una peluca naranja y saltar con todos, pues lo hacía.

Su rodaje como directivo lo adquirió en el Alaquàs. “Fue un trampolín que me llevó a conocer a mucha gente del fútbol que después me apoyó para ser presidente del Valencia”, recuerda con cariño. Pero ese no fue su primer contacto con el deporte rey. “Era de la peña Di Stefano de mi pueblo, y con los amigos montamos un equipo de fútbol pero como lo mío no era darle patadas al balón, me eligieron presidente”. Por si lo dudaban, nos cuenta que ya se le daba bien eso de manejar.

Dirigir es lo de Jaime. Su empresa nació como familiar pero algo tendrá que ver su carácter para que sea una de las más importantes del sector. Un empresario de éxito que de pequeño quería ser representante “de lo que fuera”. Para entender su temprana vocación hay que trasladarse a la situación de la población en la década de los 50. “Los marchantes de muebles llegaban a mi pueblo con sus coches de aquella época y se veía que vivían bien”, explica Ortí.

Sus pasos hacia la empresa se iniciaron con unos objetos muy de Aldaia que también le han marcado como presidente y aficionado. “Mi primer trabajo fue entablillador de abanicos, pegaba las varillas”. Sabiendo esto, ¿no les viene a la cabeza el enorme palmito que Ortí paseó cuando el Valencia gano tres de sus ligas? Caprichos del destino.

Jaime hizo sus pinitos en televisión la temporada pasada aunque por ahora (y hasta nueva oferta) ha aparcado dicha faceta. Lo suyo definitivamente es la radio. “El imitador utiliza algunas frases mías, unas son erróneas y otras son inventadas”, admite Ortí. Así que por ahora cada noche el ex presidente o su doble continuarán dando “las muchas noches” a todos los “bonicos” de la Comunitat Valenciana.

 
Vocento

Contactar | Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad | Publicidad