Vecinos de Tavernes recogen firmas para eliminar las barreras arquitectónicas

Un discapacitado asegura que la legislación se incumple en numerosos edificios públicos

CARLES GIMENO TAVERNES
F. J. Ch. S., vecino de Tavernes, entrega su queja en el ayuntamiento./
F. J. Ch. S., vecino de Tavernes, entrega su queja en el ayuntamiento.

Un grupo de vecinos de Tavernes se están movilizando recogiendo firmas para lograr que se eliminen las barreras arquitectónicas que existen en esta población y que dificultan los desplazamientos de los vecinos con movilidad reducida.

F.J.Ch.S. de 28 años de edad, va en silla de ruedas y presentó en el Ayuntamiento una instancia por registro de entrada, acompañada de un reportaje fotográfico, una recopilación de legislación en materia de accesibilidad y una silla de ruedas.

Con todo ello, quiso denunciar “visualmente” el incumplimiento sistemático de la normativa en materia de accesibilidad de las personas con movilidad reducida.

En su instancia advierte de que no sólo no están adaptadas las zonas urbanas antiguas, sino que en las de nueva construcción hay graves obstáculos para las personas que se desplazan en sillas de ruedas o carritos para niño.

F.J. ha declarado a LAS PROVINCIAS que ya está “cansado de tener que reclamar los derechos no sólo de los usuarios de sillas de ruedas, sino también de personas mayores, familias que van con carros de niños o de la compra. Lo que se construye de una manera accesible, lo es para todos, ya que todos somos potenciales usuarios”.

Cuando entregó su instancia, llevó consigo además una silla de ruedas para que los técnicos y concejales comprobasen lo arriesgado que resulta desplazarse así por la población.

Además añadió que la “falta de actuaciones concretas en materia de accesibilidad y de eliminación de barreras por parte del Ayuntamiento, así como la no aplicación de la normativa correspondiente en obras de nueva construcción, ha convertido a Tavernes en uno de los pueblos de la Safor con mayores dificultades para personas con poca movilidad”.

F. J. ha declarado a LAS PROVINCIAS que algunos ejemplos de barreras se encuentran en la entrada del actual consistorio, que tiene en la entrada un escalón. Además, en caso de emergencia, resulta imposible salir del Salón de Plenos, en el sótano, con silla de ruedas, ya que la única salida es el ascensor. En el mismo sentido, el Mercado Municipal carece de entrada con rampa.

En noviembre de 1994 el pleno de la Vall acordó un reglamento municipal para la integración de los disminuidos físicos, sensoriales y psíquicos, donde el Ayuntamiento se comprometía a instalar rampas en todas las aceras del municipio.

Esta denuncia social encabezada por F.J. cuenta ya con el apoyo de seis asociaciones y actualmente se están recogiendo firmas y nuevas adhesiones de asociaciones para darle una mayor repercusión y apoyo.

Fotos

Vídeos