Sábado, 30 de septiembre de 2006
Registro Hemeroteca

en

EDICIÓN IMPRESA

Valencia
Fernando Bonilla-Musoles, obstetraUn pionero de la ecografía tridimensional
Durante los días 25 al 28 de Octubre de este año, es decir el mes que viene, tendrá lugar en Valencia el SESEGO 2006, que es el XXIV Congreso Nacional de la Sección de Ecografía de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia y en el marco de ese Congreso se incluye el de Diagnóstico Prenatal, el de Ultrasonidos de la Sociedad Hispano-Luso Brasileira-, el de la Hispano-Italiana de Ultrasonidos-y el de la Sociedad de Ultrasonidos del Mediterráneo Latino.

Habitualmente cabría pensar que eso sólo interesa a los especialistas pero en SALUSLP creemos que el asunto es de interés desde que nace, y valga aquí el juego de palabras en la medida que todos los que allí se reúnen contribuyen a conocer, aplicar, analizar, diagnosticar y prescribir, en su caso, acerca de lo que ocurre en la “cuna de la vida”, en el interior del útero de la madre.

De entre todos los participantes destaca nuestro, decimos nuestro en la medida que es, está, atiende, da clases etc. el doctor Fernando Bonilla-Musoles en esta ciudad de Valencia, y porque en el caso del Congreso asume, además, la Dirección Científica del mismo.

Por derecho propio

La redacción de SALUSLP se va a verle. Un martes por la mañana a las 10 horas. la 6ª planta del edificio del Hospital Materno-Infantil, el Hospital Clínico Universitario de Valencia bulle de acción y mientras somos recibidos para esta entrevista, observamos como las flores adornan muchas de las puertas de las habitaciones donde han nacido niños y están, ya casi marchitas, en la parte exterior para evitar que roben oxígeno, algo tan esencial para la vida.

Si los niños recién nacidos pudieran ver, y entender lo que ven, observarían que las puertas están pintadas de color verde que dicen que es el color de la esperanza y verían las caras sonrientes de sus padres y abuelos y leerían, como nosotros lo hacemos, el cartel editado por el Consejo General de Enfermería para su Día Internacional, ya pasado, y que aún permanece como un grito en el cristal del área de atención. Está allí porque lo que dice es verdad, una verdad vigente que a veces olvidamos. “El único medicamento de uso recomendado aún cuando no se esté enfermo. Respeto-paciencia 10%-amabilidad 10%, tranquilidad 30%, comprensión 50%. Dosis. Tantas veces como sea necesario. Contraindicaciones. Ninguna”. Pues eso.

El doctor Fernando Bonilla-Musoles nos recibe en su despacho de Jefe del Departamento de Obstetricia y Ginecología del Materno Infantil aludido antes y mientras compartimos un café, observamos algunos diplomas que adornan dos de las paredes de un despacho discreto en tamaño y mobiliario y nos llama la atención un cartel escrito en caracteres cirílico, en ruso que da pie a un comentario del doctor Bonilla acerca del como en un viaje a la Rusia de Andropov fue traducido del alemán por un búlgaro y sospecha que no fue entendido del todo.

Lo del alemán nos da pie a hablar de idiomas y el alemán es el principio de un viaje mental por la Suiza adonde se encontró por primera vez con el suizo doctor Käser que como luego se verá fue uno de lo mejores obstetras del mundo.

El doctor Bonilla nace en la calle Gobernador Viejo, de Valencia, en el domicilio del abuelo, el Barón de Campo Olivar, lo hace como él dice “en la cama“. Nacer en un hospital no formaba parte de la cultura social del momento.

Su tío, el doctor Miguel Martí Pastor, es el que comienza la saga como catedrático de Obstetricia y Ginecología, sigue su padre llegado desde la maternidad de Albacete en el 48 y hasta hoy, desde Cádiz, donde gana la cátedra en 1979 , continúa el actual Fernando Bonilla al que se le puede oír en la clase correspondiente de 13 a 16 horas, en su dedicación universitaria, impartiendo en 4º curso teoría, técnica y experiencia.

La experiencia, claro, es el resultado de una dilatada carrera que, una vez terminada la propia de la Facultad a los 21 años, comienza con un viaje a Alemania; Hamburgo, Wüzburg, Köln Basilea.

A la misma edad, con el título bajo el brazo, parte para adquirir escuela acerca del cáncer de cuello vaginal y encuentra a su posible maestro agonizando, “ergo” nueva búsqueda que empieza y acaba al descubrir el primer aparato experimental, de Siemens, para realizar ecografías y las ve hacer a Käser un médico suizo calificado “el mejor del mundo” que va de Suiza a Frankfurt y de vuelta a Basilea habiendo reunido al mejor equipo posible.

Tras su estancia allí aconsejó a su padre para “traer aquellos aparatos que permitían ver por dentro al ser que se albergaba en la madre”.

El “Papá compra” recomendado por doctor Fernando. Se importaron tres. Uno al Clínico antiguo, del que ya no queda rastro prácticamente en el lugar del actual, otro para La Cigüeña –hoy parte está ocupada por la Conselleria de Bienestar Social– ya desaparecida y otro para la clínica privada. A 1,6 millones cada uno, pesetas del año 1969.

Del gran médico suizo Käser la anécdota en la despedida, tras seis días esperando ser recibido, el no haber sido invitado a cenar a su casa nunca y siempre acompañándole en restaurantes para compartir conocimientos y quizás para “enseñar” al español. Suiza difícil para los extranjeros.

De nuevo en Suiza, a los cuatro meses, ya cena en casa de Käser y su libro dedicado al doctor Bonilla.

Entendemos ahora el porqué de un pequeño diploma enmarcado, sencillamente, en la pared del despacho actual del Hospital Materno-Infantil que da cuenta de haber pronunciado una conferencia en el lugar, en el sitio donde hablaba el propio Käser en vida, el discípulo reinterpretando, con experiencia propia, al maestro, en la propia Basilea.

Volvemos, de la mano del recuerdo, a la primera cátedra de Cádiz, donde tras tres años de estancia, deja una “deuda” de 19 millones de pesetas por haber puesto a punto un servicio encontrado sin nada prácticamente y sin posibilidad de obtener recursos pese a las espléndidas palabras de todo mando académico y civil consultado. No parece hoy cantidad importante pero lo era en su momento. Una ciudad maravillosa la de Cádiz pero Valencia atraía más y el traslado a ella se cumple.

El estudio de la técnica de la ecografía sigue su curso; el método parecido al de los rayos X que emplea sonido y no daña, y que permite ver desde el comienzo del embarazo hasta el final, con un protocolo de seguimiento desarrollado por el doctor Bonilla junto a otros protocolos de actuación, ha sufrido importantes avances desde que el recién licenciado lo descubrió en Suiza, que lo empleaba desde el año 58 y que llega a España en el 68.

Miramos otra vez la pared y tras la mesa vemos un planing lleno de actividades que tiene que ver con México, Venezuela, Brasil y al preguntar sabemos que son Congresos y de estos el que tendrá lugar en Valencia el mes próximo.

¿Cómo se organiza este médico que vestido de verde-cirujano nos atiende y tiene tiempo para “dar a luz” la última obra docente sobre Ginecología que hace la número 30 de sus libros?. Libros sobre cáncer vaginal, sobre bienestar fetal y sobre ecografía.

¿Cómo distribuye el día doctor Bonilla?. Además de por curiosidad nos interesa por si de ello se puede derivar alguna enseñanza para el lector que estudie, escriba y pase consulta en el tiempo de un día. Nos mira con cierta duda, cómo si pensase aquello de ¿Qué les importará a estos el cómo distribuyo mi tiempo?. Se lo volvemos a preguntar señalando con el dedo unos relojes despertador de campanilla superior, de esos que hacen un ruido de mil demonios, de los que tiene tres alineados perfectamente sobre un estante de la librería que completa el despacho y de los que luego nos hablará.

El día tiene 24 horas. Me levanto a las 5 estudio y escribo. A las 7.40 salgo y antes de empezar tomo un café ahí enfrente, siempre en el mismo sitio, señala con el dedo al otro lado de Blasco Ibañez. A las 8 mantengo una reunión con los médicos, los residentes y biologos del equipo de 14 médicos y 11 residentes y así todos los días de forma que estoy al día. Es el ‘rapport’.

A las 11 horas. Diagnósticos prenatal y Bebés probeta.

¿Bebés probeta?. “Sí. Más de 10.000 niños andan por la Comunitat Valenciana gracias a este “fermento” del Instituto Valenciano de Infertilidad y me siento orgulloso cuando muchas de las madres que me vuelve a visitar dicen aquello de: este es tu papá”.

Una realidad viva, andante que comienza en el antiguo Hospital Clínico en el año 1984 hasta el 1989 en la tercera planta y que hoy continuamos aquí. Me siento orgulloso, creemos que piensa al observar su rostro.

En torno a la 13 horas. A cumplir con la Universidad, con sus alumnos, una tarea de las más queridas también, Proyectar teoría y experiencia y ahora también con el nuevo libro, hijo de ambas.

Luego más tarde clínica en ejercicio privado.

¿Todos siguen su horario?. La inevitable pregunta pensando en su residentes y adjuntos.

Esa es la función del reloj antiguo de campanas muy sonoras que otorgo, en un ambiente cálido de fiesta-broma, un día al año a aquellos que se retrasan en el rapport diario de las 8 de la mañana. Es el “patatómetro”, suponemos que el nombre es el resultado del tipo de reloj y la medida de lo que trata de medir, el retraso.

Una llamada interrumpe provisionalmente la entrevista y una orden de cambio de guardia y atención a las pacientes resuelve la duda de quien llama.

¿Han traído su portátil?. Nos pregunta mientras exhibe dos discos en su mano. No. Es igual vean lo que he preparado luego y cuéntenlo.

Lo hemos visto y hemos entendido que nos encontramos con un extraordinario documento que refleja el avance que se ha obtenido al incorporar las 3 dimensiones frente a las dos tradicionales en la ecografía y, prácticamente en tiempo real, o solo en un 0,15 segundos.

Gracias a ello se puede obtener y estudiar los movimientos del corazón fetal, la morfología del feto en múltiples secciones paralelas y hallar posibles malformaciones, y podemos ver al feto en movimiento: un milagro de la técnica en ayuda de una mejor información sobre el estado del cerebro, del corazón, del estómago, la pleura, el duodeno , la vejiga y los riñones, por ejemplo.

Por otra parte, para mujeres no embarazadas la posibilidad de determinar diversas patologías de la matriz.

Diagnóstico y pronóstico que permiten avanzar en tratamientos y avanzar en el análisis de la llamada reserva ovárica, determinar la capacidad para poder tener hijos y las posibilidades de éxito en materia de reproducción asistida, al margen de la edad.

Nos dice el profesor Bonilla que estamos en un mundo, el de la ecografía, que avanza cada día y que él y su equipo se mantienen expectantes y aplicados en el uso de lo último.

Un “lo último” que ya está en servicio en la Comunidad Valenciana y en el Hospital Clínico Universitario y el Materno-Infantil. SALUSLP ha estado allí y lo ha visto y así se lo contamos.

Nos despide afablemente el doctor a quien le deseamos que no “baje” la guardia y que se mantenga vigilante y al alba, aunque nos preocupan sus horarios, por su salud.

Carlos Pajuelo de Arcos



 
Vocento

Contactar | Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad | Publicidad