El rastro se ampliará con 100 puestos más para potenciar la venta de antigüedades

El Ayuntamiento reclama más Policía Nacional para incrementar la seguridad

C. FERNÁNDEZ VALENCIA

“Hemos recibido multitud de peticiones para que se aumenten las paradas de antigüedades en el rasto y así lo vamos a hacer”, afirmó ayer el concejal de Mercados, José Luis Juan.

A partir de enero este mercado, ubicado en la plaza Luis Casanova, pasará a tener 100 puestos más de los 330 titulares que actualmente trabajan en el rastro.

La intención del Ayuntamiento es dignificar el sector e incrementar la oferta de antigüedades y la colección de libros y discos para evitar que se genere una diversidad de productos. “El problema es que en el rastro se vende de todo y falta seguridad”, comentó un vecino que suele visitar el rastro.

El concejal Juan aseguró que hay espacio suficiente para ampliar el rastro y se redistribuirá todo el mercado para incluir puestos especializados en antigüedades.

Venta ilegal

Junto a esta medida, el concejal de Mercados exigió ayer que se intensificara la presencia de agentes de la Policía Nacional porque el trabajo de los locales es insuficiente para poder frenar la venta de productos ilegales.

Los comerciantes han reprochado al Ayuntamiento la falta de presencia policial para evitar que vendedores ilegales ocupen parte de las instalaciones sin pagar las tasas que se les exige. “Con la ordenanza de mercados se ha mejorado la profesionalidad y la ordenación de los puestos”, afirmó el concejal de Mercados.

Paseo Marítimo

Junto a la ampliación del rastro, el Ayuntamiento está estudiando prolongar el mercado extraordinario del Paseo Marítimo para incorporarlo en uno de los contenidos de la Copa América.

“Queremos que los puestos estén en funcionamiento todo el año y el diseño sea homologado, de esta forma se ofrecerá más oferta a los valecianos que se acerquen por allí, ya se que será una de las zonas más de moda que habrá en los próximos meses”, explicó el concejal de Mercados.

Para mejorar la imagen de los puestos se han establecido una línea de ayudas con una subvención que llegará hasta el 40%. Esta subvención se repartirá entre el Ayuntamiento y la Generalitat. Los puestos tendrán más profundidad que permitirán realizar una mayor labor comercial y ofrecer una mejor imagen.

Además de ayudas el Ayuntamiento ya está ultimando con la Conselleria de Empresa el relevo generacional en los puestos de lo mercados. Antes de final de año se ultimarán las líneas normativas para garantizar el mantenimiento de la profesionalidad en este sector. “Pretendemos que los vendedores puedan pasar las licencias a sus hijos cuando se jubilen”, concluyó Juan.

cfernandez@lasprovincias.es