Vigilancia Aduanera aborta el desembarco de dos toneladas de hachís en el puerto de Burriana

Los traficantes huyeron tras ser sorprendidos en plena descarga

REDACCIÓN CASTELLÓN

El grupo de narcotraficantes no buscó una playa recóndita para desembarcar el alijo de hachís, sino que se arriesgó a realizar la operación en el interior del puerto de Burriana. Un grave error.

Un helicóptero del Servicio de Vigilancia Aduanera seguía a la embarcación sospechosa y avisó a una patrullera de la inminente arribada.

Minutos después, los agentes del departamento de Aduanas abortaron el desembarco del alijo de hachís en la dársena interior del puerto de Burriana tras sorprender a los ocupantes de una embarcación neumática de grandes dimensiones en plena operación de descarga. Sucedió en la madrugada del jueves.

Huyeron por tierra

El grupo de traficantes abandonó la droga y huyó por tierra tras detectar la presencia de la patrullera del Servicio de Vigilancia Aduanera, según informaron fuentes del Ministerio de Economía y Hacienda.

En el puerto de Burriana fue intervenida la embarcación con 68 fardos de hachís a bordo que, por sus características, procedían de Marruecos

La operación se inició en la tarde del miércoles tras un largo seguimiento de la embarcación sospechosa por parte del helicóptero del Servicio de Vigilancia Aduanera.

Finalmente, los traficantes intentaron desembarcar el alijo de hachís en la madrugada de ayer en el puerto de Burriana, pero fueron sorprendidos por los funcionarios de la Agencia Tributaria.

Las mismas fuentes indicaron que de momento no ha habido detenciones en relación con el alijo de hachís, aunque no se descarta que se produzcan en las próximas horas.

Tanto la droga como la embarcación intervenidas pasarán en las próximas horas a disposición del juzgado de guardia de Vila-real, mientras que los 68 fardos fueron depositados en las dependencias de la delegación de Sanidad para su pesaje y análisis.

Nuevas rutas de los narcos

Recientemente, el fiscal Antidroga, Luis Sanz, afirmó que en los últimos meses las bandas de narcotraficantes han decidido usar nuevos trayectos y desviarse hacia el litoral de Castellón y de Alicante.

“Existe mucha vigilancia en Valencia y, desde las importantes operaciones de hace dos años, los traficantes han buscado nuevas rutas”, manifestó.

Fotos

Vídeos