La valenciana condenada en EE. UU. por raptar a su hija lleva 40 días oculta en espera de un nuevo juicio

La hermana de María José Carrascosa dice que hay una “conspiración” y teme que la encuentren porque, si lo hacen, “van a liquidarla”

ADOLFO CARRATALÁVALENCIA
María José Carrascosa en su orla./
María José Carrascosa en su orla.

Nadie, excepto sus familiares y conocidos más próximos, sabe dónde se oculta María José Carrascosa desde hace 40 días. Esta valenciana, licenciada en Derecho Internacional, lleva escondida desde el pasado 4 de agosto en EE. UU.

Las autoridades la buscan porque una sentencia de un juez estadounidense la acusa de raptar a su hija de seis años. Si la encuentran, irá a la cárcel. La situación estalló cuando su ex marido la denunció hace año y medio. El hombre aseguró que María José había secuestrado a la hija de ambos y que la tenía en España. María José y su familia siempre han negado esta versión. Ellos defienden que es la madre quien tiene la custodia de la pequeña, según una sentencia firme ratificada por los tribunales españoles.

Pero no sólo eso. Esta familia de Buñol asegura, además, que el padre de la niña maltrató a la madre durante el matrimonio, que la envenenó con sustancias pesticidas ocultas en la comida y que está buscado por narcotráfico.

María José teme ser localizada, no quiere que su hija vuelva a ver a su ex marido y está “muy delicada” de salud a causa del daño que los pesticidas produjeron en su cuerpo, asegura su hermana Victoria.

Apoyo incondicional

En la distancia, la familia de María José lucha por ella. Sus padres cuidan de su hija y la llevan al colegio. Los abuelos han dicho a la pequeña que su madre se encuentra en Galicia por cuestiones laborales.

Su hermana Victoria no deja de movilizarse –de momento, sin éxito– para recabar el apoyo de las instituciones españolas. Además, Victoria viajó el pasado 30 de agosto a EE. UU. para llevarle a su hermana unas medicinas necesarias para paliar los efectos del supuesto veneno injerido. A punto estuvo de no volver. Según señaló, la policía la detuvo “ilegalmente” y le confiscaron el pasaporte para que confesara el paradero de su hermana.

Un salvoconducto tramitado por el Consulado Español en Nueva York le permitió volver el martes a Valencia, tal y como avanzó LAS PROVINCIAS.

Sin embargo, la tranquilidad no había regresado todavía ayer a la vida de Victoria. Aunque, por fin, despertaba en España tras pasar un “verdadero calvario” para poder salir de EE. UU., su mente y corazón se quedaron allí, junto a su hermana.

“Mientras María José siga en ese país, yo no la veo segura en ningún sitio”, dijo ayer Victoria. Esta valenciana aseguró que hay “una conspiración” contra su hermana en la que, incluso, estaría implicado el juez Edward Torack, que la condenó a 40 años de cárcel.

Varios elementos llevan a la familia de María José a sospechar de la existencia de una trama en torno a ella. Por un lado, la prórroga reiterada de la audiencia en la que los abogados de la valenciana quieren apelar la sentencia condenatoria. Ayer, el juez Torack la aplazó “por cuarta vez”. La sesión se celebrará, finalmente, el 28 de septiembre.

Mientras, “el juez espera que cojan a mi hermana y le hagan algo”, añadió Victoria. Los abogados defensores presentarán las sentencias que otorgan a María José la custodia de su hija y los informes forenses que demuestran “que fue envenenada” según relató su hermana.

Hasta que llegue esa vista, la policía sigue la pista a la valenciana para meterla en prisión. Victoria tiene miedo porque asegura tener un DVD en el que aparecen “dos matones” que buscan, fotografía en mano, a su hermana “puerta por puerta”.

Según ella, si la encuentran “van a liquidarla”, aunque si a María José le ocurre algo, su hermana afirma que “llegará hasta el final”.

sucesos@lasprovincias.es