Mercavalencia, bajo la lupa estatal