La gestión del Mercado Central enfrenta a los vendedores con el Ayuntamiento