La falta de ambulancias causa demoras de dos horas en la atención a domicilio

Urgencias del Hospital La Fe de Valencia /Jesús Signes
Urgencias del Hospital La Fe de Valencia / Jesús Signes

El sindicato médico Cesm denuncia los retrasos y reclama que Sanidad solucione el «caos» en un plazo de dos semanas

Laura Garcés
LAURA GARCÉSValencia

Las muestras de malestar por la retirada del transporte sanitario para los profesionales de atención domiciliaria no cesan. Ayer fue el sindicato médico Cesm el que de nuevo volvió a referir la situación y denunció demoras de dos horas en la atención a pacientes en su domicilio «ante la falta de transporte para el personal sanitario«.

El escenario en el que ahora se encuentran los profesionales llevó al secretario general de Cesm, Andrés Cánovas, a reunirse ayer con las responsables de Asistencia Sanitaria y Recursos Humanos de la Conselleria de Sanidad. El objetivo del encuentro, como señalaron desde la formación era abordar lo que califican de «caos» en el ámbito de la asistencia a domicilio.

La reunión incluyó también la solicitud por parte de Cánovas de «una solución en un plazo de 15 días«, tras una nueva reunión que Cánovas acordó ayer celebrar con Sanidad la próxima semana. Las razones que llevaron a Cánovas a plantear su solicitud se encuentran en las demoras que han observado en el servicio desde que el pasado día 1 entrara en vigor la medida y que como apuntó Cánovas «son de hasta dos horas».

«El Cesm afirma que con el estrés que causa el nuevo modelo 'hay más riesgo de accidente'»

La situación en la que se encuentran los médicos se desencadenó cuando se dejó de facilitar el transporte a los médicos de los Puntos de Atención Continuada. La decisión de retirar esta prestación llegó acompañada de la indicación por parte de conselleria a los departamentos de salud de «solucionar el problema por su cuenta». Entre las alternativas se apuntaba «desde utilizar el vehículo particular del médico, hasta ir a las visitas en coches eléctricos». Ahora, con la medida ya en marcha, Cánovas puso ayer sobre la mesa los problemas que su aplicación está generando, con consecuencias para los profesionales y para los pacientes. «El uso del vehículo propio conlleva numerosos riesgos, como que está dado de alta como uso particular y no profesional, no está adecuadamente identificado y no puede ser utilizado para transportar el material sanitario», como explicó el secretario general del sindicato médico. Los profesionales, tal como señaló Cánovas a través de un comunicado, ante el nuevo modelo se enfrentan «a situaciones de estrés, que se unen al cansancio acumulado y hay más riesgo de sufrir un accidente»

Razones de los retrasos

A todo ello se une «la dificultad para localizar algunos domicilios y la distancia entre ellos», de lo que se derivan principalmente los retrasos en la atención domiciliaria. El malestar generado ya se ha traducido en acciones como campañas de recogida de firmas. Cánovas puntualizó que «sólo en Alicante ya se han recogido más de 4.000 firmas de médicos en contra de la situación». El secretario general de Cesm recordó que «el plazo máximo establecido por la Inspección de Trabajo es el 15 de septiembre», por lo que esperan que con anterioridad a esa fecha, lo que desde esta formación sindical califican de «caos», se haya solucionado. A mediados de julio ya se conoció la disposición del departamento que dirige Ana Barceló.

Sanidad indicó que cada departamento de salud adoptaría las medidas que considerara

El planteamiento contemplaba que cada departamento de salud decidiera de qué manera cubriría la retirada de las ambulancias para la atención a domicilio. Ya en ese momento surgieron las críticas de profesionales, formaciones sindicales y partidos políticos. La Conselleria de Sanidad explicó entonces que tras la entrada en vigor del nuevo contrato de transporte sanitario, dará respuesta a las necesidades de desplazamiento de los profesionales mientras se estudia una respuesta global.

Desde el departamento autonómico también apuntaron en ese momento que de manera «inmediata, se va a desarrollar un contrato de alquiler de vehículos o uso de taxis para facilitar los traslados», concretaron. Para ello, se convocará un proceso de contratación abierto y ajustado a la normativa vigente, según la necesidad de cada departamento.

El 1 de agosto se puso en marcha el nuevo sistema sin que pasadas tres semanas las críticas y quejas haya cesado. Ayer, como se ha apuntado, el secretario general de Cesm solicitó una solución, además de denunciar las demoras. Otras formaciones sindicales, como UGT, también han denunciado ante la Conselleria de Sanidad el problema. El lunes presentaron un escrito en el que trasladaban su malestar y solicitaban medidas para que se apliquen medidas para solucionar el problema. El sindicato Csif también ha mostrado esta semana su oposición a los «recortes» y anunció la convocatoria de una concentración de protesta ante la Conselleria de Sanidad el próximo día 4.

Más información sobre la retirada de transporte sanitario