Cuarenta carreras están repetidas al menos en tres universidades valencianas distintas

Un grupo de estudiantes repasa antes de una prueba de la selectividad. /Damián Torres
Un grupo de estudiantes repasa antes de una prueba de la selectividad. / Damián Torres

El Consell retoma la revisión de la oferta de títulos tras el fiasco del primer ajuste, que se anunció hace tres años pero no llegó a concretarse

JOAQUÍN BATISTAVALENCIA.

El Consell tiene intención de reordenar la oferta de carreras universitarias, una medida que debería concretarse en la presente legislatura y que suena mucho a la anunciada en abril de 2016 por la entonces directora general de Universidades, Josefina Bueno, que nunca pasó de una mera declaración de intenciones. La diferencia en esta ocasión es que se han concretado los primeros plazos -en medio año se quiere tener un estudio previo- y que se trata de un actor diferente, pues la tarea recaerá en la nueva Conselleria de Universidades que dirige Carolina Pascual.

Una buena aproximación a la situación actual se extrae del último informe del Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (Ivie) sobre la contribución socioeconómica de las universidades públicas, que entre muchos aspectos analiza la oferta global para medir el grado de exclusividad de los centros.

Del informe, que incluye a la red privada, se desprende que 43 títulos están repetidos en al menos tres universidades, cifra que baja a 22 si se cuentan aquellos que se imparten en cuatro o más. Eso sí, no se contabiliza la oferta de los centros adscritos o si una carrera está disponible en sedes distintas de la misma universidad, algo que aunque no es habitual sucede en campus alejados geográficamente. En total, contando las repeticiones, el sistema oferta 305 titulaciones de grado.

El sistema suma 305 grados, y sólo uno de cada cinco se oferta en régimen de exclusividad

El caso más extremo es el de Administración y Dirección de Empresas, presente en las nueve instituciones presenciales valencianas (cinco públicas y tres privadas). Le siguen el doble grado de ADE y Derecho (ofertado por siete centros) y las carreras de Derecho (en siete) y Enfermería (en seis). Además, otros nueve títulos están presentes en cinco instituciones distintas.

De las 305 titulaciones, la mayoría pertenecen a las ramas de Ciencias Sociales y Jurídicas (132) e Ingeniería y Arquitectura (61). Y sólo 65 (una de cada cinco) se oferta en régimen de exclusividad. De la red pública, la que cuenta con más estudios únicos (37,8% del total) es la Politécnica, algo lógico teniendo en cuenta su especialización, y le sigue la Universitat (18%), la más grande del sistema. Sin embargo, el porcentaje más alto es el de la Católica gracias al elevado peso de los dobles grados, esto es, la combinación de dos de sus titulaciones. Alcanza un 43,2%, mientras que la CEU Cardenal Herrera llega, por una razón similar, al 22,9%. Eso sí, el Ivie advierte de que buena parte de la exclusividad en el sistema público también se explica por esta política.

Las más duplicadas

ADE (8).
Se oferta en las ocho universidades públicas y privadas: Universitat, Politécnica, Alicante, Miguel Hernández, Jaume I, Cardenal Herrera, Católica y Europea.
ADE y Derecho (7).
El doble grado está presente en todas menos en la Politécnica de Valencia.
Derecho (7).
Está en la misma situación que la anterior.
Enfermería (6).
Disponible en todas menos en la Politécnica y la Miguel Hernández.
Criminología (5).
No la oferta la UPV, la Cardenal Herrera ni la Miguel Hernández.
Educación Infantil (5).
La UPV, la Miguel Hernández y la Europea, las únicas que no la tienen.
Medicina (5).
No está en Alicante, la Europea ni en la UPV.

El informe justifica este análisis en la necesidad de ofrecer una visión lo más clara posible de dos variables: «la amplia cobertura de la demanda potencial y las necesidades de formación que demanda el territorio» y «la intensidad de la competencia» entre universidades.

Tal y como explicó la consellera de Universidades a finales de julio, en el nuevo mapa de titulaciones deben estar incluidos los centros públicos y privados, y se evaluará «la coherencia» de la oferta, teniendo en cuenta también las duplicidades a nivel territorial. En 2016 se justificó la oportunidad de la medida en la saturación de algunos sectores profesionales como el del magisterio por la elevada oferta de plazas.

En la actualidad rige un acuerdo de 2013 que implica sólo a la red pública y que señala que la oferta de grados es la adecuada, aunque establece limitaciones para nuevas creaciones (con sus consiguientes excepciones), como una demanda mínima de nuevo ingreso o una restricción territorial.

Más