Historia viva de Lo Rat Penat

Exaltación de la regina de los 'Jocs Florals' de 2017./JUANJO MONZÓ
Exaltación de la regina de los 'Jocs Florals' de 2017. / JUANJO MONZÓ

Fernando Millán recorre la trayectoria de la entidad valencianista | El autor destaca el papel de los 'Jocs Florals' como imagen del trabajo que realiza la asociación y traslada cada año a la sociedad

R. V.

Fernando Millán acaba de publicar 'Lo Rat Penat i els Jocs Florals. Testimoni permanent de la Renaixença valenciana', un libro editado por la entidad valencianista en el que se recorre la historia de esta sociedad y de los 'Jocs Florals' que ha organizado desde 1879, un año posterior a su fundación.

El trabajo se detiene especialmente en las figuras de los impulsores de la institución: Constantí Llombart, Teodoro Llorente, que también fundó el diario LAS PROVINCIAS, y Féliz Pizcueta, su primer presidente.

La creación de los 'Jocs Florals de la Ciutat i Regne de Valéncia' se encuentra, según detalla Millán, en la misma raíz que dio lugar a la creción de Lo Rat Penat de la mano de Llombart. Este certamen, que todos los años celebra la entidad nació en 1879 con la visión que el propio Llombart mantenía de encarnar todos los ideales y objetivos que se pretendían alcanzar.

La entidad corrió el peligro de desaparecer durante el primer tercio del siglo pasado

Millán define el periodo comprendido entre 1915 y la II República como «tiempo de decadencia» y llega a afirmar que la institución podría haber llegado a desaparecer por las tensiones entre el sector más nacionalista y el más regionalista.

Pero Lo Rat Penat supo capear el temporal y sobrevivió. Aunque nuevas amenazas se cernían sobre la institución con la llegada de la II República y la Guerra Civil.

El capítulo que comprende la dictadura de Franco es definido por Millán como de lucha por la supervivencia. Durante ese periodo la entidad consigue navegar entre las dificultades propias de un régimen autoritario.

La llegada de la democracia está marcada, según Millán, por «la guerra por la identidad valenciana» con la creación del ente preautonómico. Los años 80 del siglo pasado aparecen definidos como 'tiempos de cambio', en los que al igual que la sociedad española, Lo Rat Penat se tiene que adecuar a la nueva realidad política y social al tiempo que defiende las señas propias de la Comunitat ante los ataques de las «fuerzas catalanistas».

La última etapa aparece marcada por la presidencia de Enric Esteve desde 1996 y que el autor califica de 'Testimoni de Renaixença'centrada en la lucha por la identidad valenciana y de su patrimonio histórico y cultural.

El libro, además, rinde homenaje a las diferentes reinas de los 'Jocs Florals' desde que la entidad celebró su centenario en 1983.