Bétera celebra sus fiestas con alfàbegues ecológicas

Festeros trasladan alfàbegues en una imagen de archivo. / j. monzó
Festeros trasladan alfàbegues en una imagen de archivo. / j. monzó

Dieciséis de ellas se adornan hoy con cañas de cintas para la tradicional procesión a la Virgen de la Asunción | Las plantas de albahaca no consiguen superar el récord de altura, pero por primera vez se cultivan sin productos químicos

LUCÍA JULIÁ

Como cada año por estas fechas, Bétera prepara sus ofrendas florarles a la Virgen de la Asunción para que, el próximo miércoles 15 de agosto, sus calles se adornen con les alfàbegues - o albahaca - las grandes protagonistas de la fiesta. Ahora bien, esta vez las plantas, que pueden alcanzar los 2,5 metros, presentan una novedad: el haber sido tratadas de forma ecológica. Así lo confirmó el ayuntamiento local en una nota de prensa.

En los veinte años que el encargado del huerto, Ramón Asensi, lleva cultivando les alfàbegues, este es el primero en el que no ha sido necesario protegerlas de ninguna plaga, por lo que las ha dejado crecer sin productos químicos. «No he tenido que utilizar ningún pesticida, ya que no ha habido ni pulgón ni mosca, la gente se las puede comer si quiere», declaró.

Asimismo, Asensi reconoció que esta temporada ha sido extraña en cuanto a las temperaturas y a diferencia de otros años no ha hecho tanto calor, el factor que más ayuda al desarrollo de estas plantas. Por ello, no se ha podido batir el récord de altura, «pero las albahacas están sanas y eso es lo que importa», confesó el especialista.

De las 40 alfàbegues criadas en un largo procedimiento de cuidado y dedicación, 16 se adornaran con cañas recubiertas de cintas y coronadas por flores de papel para la procesión. El resto se han enviado al ayuntamientos de la provincia y a edificios públicos de Valencia, como el Palau de la Generalitat, para recordar el festejo.

Hoy por la mañana se realizará el sorteo de las albahacas que corresponden a cada obrera soltera, que las han visto crecer como se hacía antiguamente. Por la tarde, los familiares y amigos de cada una acudirán al huerto a vestirlas y decorarlas como indica la tradición.