Aparecen patos muertos en el lago de la Goleta de Tavernes de la Valldigna

Algunos de los patos aún permanecía ayer en el agua. :: c. gimeno/
Algunos de los patos aún permanecía ayer en el agua. :: c. gimeno

El Ayuntamiento no descarta que el suceso esté relacionado con el colector de aguas pluviales que desemboca en el estanque

CARLOS GIMENO

Una docena de patos de cuello verde aparecieron muertos ayer en el Lago de la Goleta de la playa de Tavernes de la Valldigna. La voz de alarma saltó por la mañana, pero por la tarde, pese a que se retiraron varios cadáveres de los animales, aún se podían contar varias aves muertas flotando dentro del lago o en la orilla bien entrada la tarde. Era una estampa contradictoria, niños jugando en las proximidades del estanque para ver a las aves y algunos ejemplares muertos flotando en el agua.

Fuentes municipales manifestaron a LAS PROVINCIAS que retirarían las aves muertas que aún quedaban allí y, si se daban pocos casos, podría deberse a las fuertes lluvias que azotaron la Vall, mientas que si aparecían más animales sin vida realizarían los análisis pertinentes para determinar con determinan qué hay detrás del suceso.

Desde el consistorio no descartaron que las muertes pudieran estar relacionadas en que parte del alcantarillado de aguas pluviales de la Goleta desemboque en el estanque.

La mortandad como mínimo de una docena de aves. El lago de la Goleta presentaba ayer un buen nivel freático y el agua estaba clara. No había malos olores, aunque sí cierta cantidad de suciedad motivada por las fuertes lluvias que el pasado jueves y viernes afectaron a la costa vallera.

La mitad

La muerte se ha cebado con los patos de cuello verde. Aproximadamente la mitad de los ejemplares de esta especie que viven en el lago han muerto. Las ocas no se han visto afectadas y hasta ahora no se ha encontrado ninguno de estos ejemplares muertos.

Es el segundo capítulo de mortandad de animales que padece la costa de Tavernes. El pasado 22 de agosto, como ya publicó LAS PROVINCIAS, aparecieron centenares de peces muertos en la Séquia Mare. Entre los animales se encontraban lisas y carpas. Algunas de ellas eran alevines, pero también había numerosos ejemplares adultos que sobrepasaban los tres kilos de peso.

En esa ocasión todo apuntaba a un vertido de algún tipo de plaguicida. En un principio, las primeras hipótesis se dirigían a la falta de oxígeno en el agua, pero se descartó rápidamente debido a las lluvias que cayeron durante esos días en la Séquia Mare.