Sos defiende su rentabilidad

Todos los empleados de la arrocera de Algemesí han realizado un paro en contra del Ere para mantener sus puestos de trabajo

A. TALAVERAALGEMESÍ
PROTESTA. Más de un centenar de trabajadores de Sos durante el paro en la fábrica. / F. GARCÍA/
PROTESTA. Más de un centenar de trabajadores de Sos durante el paro en la fábrica. / F. GARCÍA

Luchar por sus puestos de trabajo es lo que están haciendo los 130 trabajadores de la fábrica Sos. Por este motivo, ayer realizaron una parada de una hora ante las puertas de la fábrica para protestar y mostrar su negativa al expediente de regulación temporal de empleo anunciado por la empresa.

«Este expediente no se ha diseñado según la empresa de Algemesí» explica Manolo Bono, miembro de Ugt. El Ere afecta a todas las empresas del grupo en España que realizan diferentes productos alimentarios y consistirá en que durante seis meses al año podrán hacer modificaciones de la plantilla para intentar reactivar la producción. «Lo que quieren es contratar a la carta», añade Bono.

Los empleados de la fábrica de arroz de Algemesí no entienden por qué su centro se incluye en este expediente si es rentable.

«Se vende todo lo que producimos», alega Joaquín Hurtado, trabajador. Por lo que piden que se realice otro plan de viabilidad para mejorar la rentabilidad del grupo.

Cambio de rumbo

Esta empresa en sus más de 100 años de historia no ha tenido que parar la producción e incluso hasta hace unos meses la plantilla contaba con «una media de siete trabajadores de Ett al día incluso se ha llegado a más de 30» que según los empleados despidieron antes de anunciar esta medida.

«Aquí trabajamos unas 130 personas y no paramos, si quisieran habría trabajo para más», aseguran varios operarios.

«La plantilla está ajustada a la realidad y es una forma de desmotivar a la gente», manifiesta Conrado Hernández, secretario general de Ugt en el País Valencià, sobre la finalidad del Ere. Los trabajadores de Algemesí también creen que con esta medida se les restarán los derechos que han adquirido después de varias décadas trabajando para esta empresa.

Además, desde el sindicato mayoritario en Sos, Ugt, afirman que todo el grupo alimentario está en venta y que es necesario «hablar de las condiciones del futuro comprador» respecto a los puestos de trabajo.

Este grupo nacional del sector alimentario posee una deuda derivada de la anterior gestión «de más de 1.400 millones de euros» y el expediente temporal supondría un ahorro de «unos diez millones» por lo que esta medida supone menos del uno por cien de la deuda.

Los trabajadores consideran que es una cifra insignificante y que no tienen porque verse afectados si se trata de un problema financiero.

Fuentes del grupo Sos han explicado a LAS PROVINCIAS que por el momento el Ere está negociándose y se está intentando acercar posturas con los sindicatos y comités por lo que no pueden manifestar nada más sobre el tema.

Además, han añadido que el problema con los antiguos socios mayoritarios está en los tribunales ya que el grupo ha presentado ante la Audiencia Nacional una querella por presunta estafa.

Pese a las dificultades que encuentran estos empleados por enfrentarse a una empresa tan potente, no pierden la esperanza de conseguir lo que consideran justo, mantener su puesto de trabajo.

Para ello todos los trabajadores se sumaron al paro realizado ayer para protestar por el expediente de regulación temporal de empleo, «incluso los que estaban enfermos», añade un compañero y aseguran que seguirán luchando por sus puestos trabajando.