El PSPV de Xàbia desvela que trasladar Servicios ha costado 390.000 euros

La reforma de las oficinas es provisional , ya que está previsto que las dependencias se destinen a una cafetería

L. R. B.XÀBIA

El PSPV de Xàbia mostró ayer su «sorpresa mayúscula» al conocer el desembolso económico que ha hecho el Consistorio por el traslado provisional de las áreas de Obras y Servicios al nuevo edificio municipal.

Según denunció el portavoz José Chulvi, a Xàbia le ha costado 390.539 euros reubicar a entre 20 y 30 trabajadores municipales a lo que, en teoría, es la cafetería del nuevo Consistorio. Unas oficinas que se inauguraron en marzo y «que en poco tiempo ya no valdrán» ahondó Chulvi.

«En su momento ya preguntamos al equipo de gobierno si valía la pena este gasto por algo provisional y nos dijeron que sí, porque se evitaría pagar por las oficinas que se tenían alquiladas en Príncipe de Asturias. Menudo ahorro, allí se pagaban 1.200 euros al mes», criticó el portavoz socialista.

Así pues, el Ayuntamiento ha desembolsado 233.137 euros por obras e instalaciones «permanentes» que define como compatibles con los futuros usos de cafetería. También se ha tenido que dotar al edificio de equipamientos de radioenlace (31.394 euros) «porque en las obras públicas no se previno esas canalizaciones», apuntó Chulvi.

Pero lo que más duele a los socialistas son los otros 126.000 euros invertidos en adecuar las oficinas en el local: distribución de despachos y conexiones informáticas, entre otras. Algo que «no ha supuesto mejoras para el ciudadano, ha provocado pegas a los trabajadores y deberá de ser modificado en pocos meses cuando se decida el futuro uso y haya que gastar más dinero en los nuevos cambios», avanzaron.

El PSPV lamenta este derroche, así como el gasto de «18.000 euros en un árbol o mantener dos sueldos de alcalde» en unos tiempos en que el Ayuntamiento «no deja de decir que no hay dinero a los clubes deportivos, asociaciones o a los vecinos que ven como cada año sube el IBI», algo que «muestra que su gestión deja mucho que desear».