Anemias en la infancia

FERNANDO GARCÍA-SALA VIGUERWWW.CLINICAGARCIASALA.ESPEDIATRA N.º COLEGIADO 7565
Uno de los múltiples síntomas es el cansancio con mayor tendencia al sueño. / lp/
Uno de los múltiples síntomas es el cansancio con mayor tendencia al sueño. / lp

La anemia es el trastorno hematológico más frecuente en la infancia afectando a más del 3% de los niños y niñas de forma crónica y en un porcentaje mucho mayor se presenta en un momento puntual del desarrollo infantil de forma aguda en el curso de otra patología subyacente. Definimos la anemia como la disminución del número de hematies o glóbulos rojos o de la cifra de hemoglobina cuya función es la de transportar el oxigeno a todas las células del organismo.

Existen muchos tipos de anemias y causas múltiples que la ocasionan pero para poder clasificarlas de forma sencilla y comprensible podremos decir que existen anemias por falta de producción de globulos rojos y hemoglobina y otras por destrucción acelerada de los mismos. En el primer grupo nos encontraremos con las ocasionadas por déficits nutricionales, son las más frecuentes e incluyen a las causadas por falta de hierro (son las más habituales), defeciti de vitamina B12 o ácido fólico y las originadas por déficit de aporte proteico en el niño desnutrido. En este mismo primer grupo encontramos las anemias por aplasia medular que son las más graves pero también las más raras y por último las anemias ocasionadas por enfermedades agudas o crónicas en la infancia. En el segundo grupo podemos englobar otras causas como son las que ocasionan una alteración en la morfología del hematie por problemas congénitos, los trastornos inmunitarios, las anemias en el recién nacido por incompatibilidad de la sangre con la madre lo que ocasiona que esta genere unos anticuerpos que pasan a traves de la placenta al feto y que provoquen la destrucción del hematie, las anemias ocasionadas por pérdida de sangre en el curso de una hemorragia, las producidas por algún tóxico o medicamento y por último las ocasionadas por infecciones como el paludismo.

Las manifestaciones clínicas de la anemia son muy variadas y dependerán de la severidad del trastorno ya que una anemia aguda ocasionada por una hemorragia puede ocasionar un cuadro de shock por la hipovolemia existente y una crónica puede ser mejor tolerada dando lugar a un cuadro clínico que incluya una palidez de piel y mucosas con especial manifestación en labios y conjuntivas, una apatía importante con disminución de la actividad cotidiana, cansancio con mayor tendencia al sueño, falta de apetito, cuadros de cefalea inexplicables, irritabilidad y cambios de humor, mayor incidencia de infecciones y la aparición en muchos casos de un soplo cardiaco y una taquicardia o aumento de la frecuencia cardiaca secundaría al mayor esfuerzo que tiene que hacer dicho órgano para bombear sangre a todos los rincones del cuerpo.

El diagnóstico se basa en la clínica comentada que nos debe hacer sospechar dicha patología y en el estudio analitico de sangre con especial valoración del numero de hematies, el valor de la hemoglobina, el porcentaje del hematocrito, la morfologia de los glóbulos rojos, el metabolismo del hierro y el recuento de reticulocitos que nos informará de la respuesta del niño al iniciar el tratamiento. Todo el estudio hematológico debe de ser completado en muchos casos por otras variables o determinaciones en médula ósea que en general no se realizan pero ante una anemia rebelde, el hematólogo deberá investigar otras causas más raras. Además, es aconsejable realizar un estudio de sangre oculta en heces por descartar cuadros de hemorragia crónica por dicha via que ocasionen la anemia.

Una vez diagnosticdo, el tratamiento como es lógico se basará en tratar la causa y evitar las recaidas. La anemia más frecuente en la infancia como ya he comentado es la ferropénica cuyo tratamiento se basará en la administración de hierro por via oral durante un periodo prolongado de tres meses como mínimo hasta que se normalicen los valores analíticos, todo ello acompañado de una nutrición adecuada que suele ser la causa si esta falla en la mayor parte de los casos de dicho déficit.

Fotos

Vídeos