El castillo milenario se desmorona

Decenas de derrumbes de murallas aceleran el deterioro del Monumento Nacional de Sagunto que cada año visitan cerca de 80.000 personas

MARINA COSTASAGUNTO
CASTILLO DE SAGUNTO. Una de las postales arqueológicas más impresionantes del recinto fortificado. /PACO BONO/
CASTILLO DE SAGUNTO. Una de las postales arqueológicas más impresionantes del recinto fortificado. /PACO BONO

Tramos de lienzo de muralla deshechos o a punto de caer, centenares de chumberas adheridas a estructuras milenarias, ni un sólo cartel explicativo durante un itinerario inexistente y un parador nacional que no llega.

El castillo de Sagunto vive días difíciles. Su edad avanzada, más de 2.000 años, y la falta de inversiones han multiplicado sus achaques convirtiendo la estampa más monumental de Sagunto y una de las postales arqueológicas más bellas de la Comunitat Valenciana en un cúmulo de restos históricos peligrosos e ilegibles para los cerca de 80.000 turistas que lo visitan cada año.

Los más de cinco kilómetros de perímetro amurallado de este Monumento Nacional, declarado como tal en 1931, han experimentado en las últimas décadas numerosos desprendimientos y un veloz deterioro.

La catedrática del departamento de Arqueología de la Universitat de València, Carmen Aranegui, experta que ha realizado campañas de excavación en el castillo saguntino durante los años 1987, 1988, 1994, 1995 y 2001, afirma que el principal problema del monumento bimilenario es que su puesta en valor «ha sido tremendamente ralentizada en el tiempo».

La calidad de la información «se ha ido deteriorando y ha quedado obsoleta para el visitante. Es un yacimiento que no ha tenido suficiente promoción pese a su importancia». El proyecto de construcción del futuro centro de visitantes, actualmente en obras, «permitirá dentro de un tiempo evaluar el conjunto y ayudará a mejorar su situación. Se trata de un proyecto fundamental pero habrá que esperar para ver el resultado», matiza Aranegui.

Este complejo traerá consigo a más admiradores del castillo. Pero, ¿esta circunstancia mejorará su imagen?. El deterioro de las estructuras continuará implacable si no hay inversiones a tiempo que frenen el envejecimiento prematuro de un monumento que en 2.000 años ha logrado aguantar el tipo con bastante solvencia.

«Existen zonas con enormes derrumbes que no se están frenando y que están carcomiendo la obra antigua». El «parcheo» realizado durante años «ya se va disimulando por falta de mantenimiento».

El Consell Valencià de Cultura (CVC) ya reclamó a las instituciones, hace poco menos de un año, una «actuación integral» que consolide el castillo de Sagunto y sus murallas, para recuperar «este elemento patrimonial valenciano y hacerlo más accesible al ciudadano»

Filtraciones y lluvia

El arquitecto Francisco Muñoz Antonino, autor de un proyecto para instalar un parador en la ladera del castillo, explica que la caída de lienzos de muralla «es un problema que viene de lejos. Los muros de tapial, que eran los que se realizaban en época musulmana, utilizaban una argamasa a base de tierra y cal con pequeños cantos de piedra».

El agua de lluvia y las filtraciones van calando «en este tipo de muros con mucha facilidad y deshace la estructura poco a poco hasta que se viene abajo».

De hecho, las últimas precipitaciones ya han dejado huella en «varios puntos de la muralla sur de la acrópolis, al producirse varios derrumbes», afirma el investigador de Sagunto Paco Herráiz.

El Ministerio ha realizado a lo largo de la última década varias intervenciones de restauración. Una de las más amplias la coordinó el arquitecto Manuel Portaceli en el tramo sur-suroeste, donde también se reabrió una pequeña puerta. Está presupuestada otra obra para reforzar tramos de muralla islámica en avanzado estado de deterioro.

Sin embargo, los desperfectos son muchos y las cantidades, por el momento, «insuficientes. Debería establecerse un plan de intervención urgente que dispusiera las prioridades cada año. Reparar una muralla no es tan llamativo a la hora de inaugurar algo. Y si cae un tramo en alguna zona de difícil acceso, nadie se entera», lamenta Muñoz Antonino.

Lo cierto es que los sectores desprendidos «sí que son recuperables pero el trabajo de reconstrucción siempre es mucho más costoso que el de consolidación. El tipo de cada construcción determina las técnicas a emplear. Lógicamente, en estos casos siempre es mejor prevenir que lamentar», matiza Muñoz Antonino.

Otra entidad crítica con la situación de debilidad que sufre el castillo de Sagunto es el Consell Valencià de Cultura. El Ministerio de Cultura, titular de la fortificación, debería elaborar «un plan de trabajo efectivo con las instituciones valencianas por tratarse de un bien de patrimonio nacional español».

Utilidad

El presidente del CVC, Santiago Grisolía, apostó por la construcción de un parador nacional en las inmediaciones de la fortificación, un proyecto que dotaría de «utilidad» al conjunto monumental.

Esta máxima fue apoyada por el Ayuntamiento de la ciudad, que remitió al Ministerio de Turismo el acuerdo adoptado en el pleno para tal fin. No logró el visto bueno de la Administración central por falta de presupuesto. La Corporación reclamó al Gobierno la inclusión del proyecto en las cuentas de 2012.