La gran banca solicita auxilio a los Api de la provincia para sacar con urgencia su 'stock'

Los agentes inmobiliarios pasan de criticar la «mala praxis» de las entidades por financiar sólo los créditos de sus pisos embargados a aliarse con ellas

BERNAT SIRVENT ALICANTE
FERIAS Y DESCUENTOS. Dos operarios ultiman el stand de la CAM. / EFE/
FERIAS Y DESCUENTOS. Dos operarios ultiman el stand de la CAM. / EFE

La gran banca de España, y no las cajas de ahorros locales, ha pedido auxilio a los agentes de la propiedad inmobiliaria colegiados de Alicante. El objetivo de la alianza no es otro que aliviar los fuertes que sufren las entidades financieras de pisos procedentes no sólo del crédito al promotor impagado, sino sobre todo del embargo del hipotecado de a pie. En el caso de Alicante, hay bancos líderes que tienen una bolsa de mil viviendas sin vender a día de hoy, lo que imposibilita presentar una cuenta de resultados relativamente decente a final de año en las unidades de negocio regionales o territoriales.

El Colegio de Agentes de la Propiedad Inmobiliario ha dado un importante vuelco a sus relaciones con la banca, tras muchos meses en los que se jugaba, más que al gato y al ratón, una partida sobre la ética profesional.

Poco antes del verano, una tensionada junta de gobierno del Colegio de Apis de Alicante determinó elevar varias quejas a numerosos bancos y, sobre todo, cajas de ahorros locales (CAM y Bancaja) por la supuesta «competencia desleal» en las operaciones de compraventa de pisos.

Muchas quejas

Las quejas fueron numerosas por parte de los colegiados. Denunciaban que muchos bancos y cajas de ahorros que sufren un fuerte stock de pisos procedentes del crédito al promotor impagado y de embargos por deuda de créditos hipotecarios sólo estaban dando préstamos a los clientes que quieren comprar este producto y no el que ofrecen las agencias inmobiliarias de otros clientes

Varios colegiados denunciaron en la junta, con nombres y apellidos, a directivos de sucursales que utilizaban la «mala praxis» e incluso recibían teóricas comisiones y pluses de productividad de sus empresas por la compraventa de su cartera de activos.

Algunas de las más importantes agencias inmobiliarias de la provincia colegiadas incluso se han visto obligadas al cierre por vacaciones, algo inédito hasta ahora, por falta de actividad y del consecuente negocio en la intermediación inmobiliaria.

Ahora, el sector pone sus ojos en convenios a la carta con los principales bancos de España para salir de su estado anticipado de hibernación. De hecho, muchos de los despachos se han tenido que integrar para garantizarse la supervivencia desde que, en el verano del 2007, estallaran las hipotecas basura de EE UU y empezara la hecatombe del sector inmobiliario, más agravada si cabe en España y sus zonas turísticas como la Costa Blanca. Fuentes del Colegio insisten en que no es que no exista demanda de pisos por nuevos clientes, como parejas separadas o parejas de jóvenes e incluso inmigrantes. El problema es que no hay financiación. «En el caso de los bancos y cajas que tienen sus propios sistemas de subastas se financia hasta el cien por cien», destacan fuentes del colegio. Se da la circunstancia de que hasta la Unión de Créditos Inmobiliarios, el brazo derecho del Santander en este mercado financiero, sólo da préstamos a los inmuebles propios del grupo y a los que proceden de la ejecución de embargos por impago.

El Colegio de Apis incluso se ha visto obligado a crear recientemente una corte de arbitraje para potenciar el alquiler de pisos.

Fotos

Vídeos