La necrópolis musulmana en el Carmen alcanza ya el medio centenar de tumbas

El solar albergará el retén de Bomberos y Policía Local en pleno centro histórico, para lo que fue derribado un casal fallero

PACO MORENO| VALENCIA
TRAZADO. Excavación en la necrópolis, en la calle Alta. /D. TORRES/
TRAZADO. Excavación en la necrópolis, en la calle Alta. /D. TORRES

Las últimas lluvias han supuesto un pequeño descalabro en la excavación arqueológica de la calle Alta, en el solar donde se levantará el futuro retén de Bomberos y la Policía Local en el barrio del Carmen. No obstante, este retraso no ha impedido que a lo largo de septiembre hayan salido a la luz algo más de medio centenar de tumbas en una necrópolis musulmana. En todos los casos, los esqueletos han aparecido orientados al este, hacia La Meca, con la cabeza al sur y los pies al norte.

Tan característica posición, así como la ausencia total de ornamentos y de restos de ataúdes ha sido determinante para situar en el solar una parte del cementerio de Bab al Hanax, uno de las más extensos de la ciudad musulmana y que surgió cerca del arrabal de Roteros. Hasta tres estratos de tumbas han sido ya excavados, según indicó la directora de la excavación, Tina Herreros.

Todavía quedan unos días para llegar al nivel estéril en toda la superficie del terreno. El gran desnivel que existe entre la calle San Miguel y la calle Alta hace que es posible el descubrimiento de alguno más, aunque los expertos no esperan más novedades que las ya expuestas a la luz.

En la parte superior, la retirada de varios contenedores de tierra ha dejado al descubierto estructuras bajomedievales, donde todavía es pronto para determinar su origen y datación. Podrían estar entre los siglos XIII y XV, aventuró Herreros.

Al igual que en otras necrópolis anteriores a la conquista cristiana, los nuevos vecinos no tuvieron el más mínimo reparo en destrozar las tumbas, con algunas literalmente partidas en dos, para construir los cimientos de sus casas y talleres.

Incluso algún pozo de agua penetra a través del cementerio hasta el nivel freático. Todo será documentado antes de que empiecen las obras del retén. Los bomberos carecen de un local en el centro histórico, por lo que el Ayuntamiento ha dado prioridad a dicha iniciativa, que obligó a desalojar y derribar la barraca de un casal fallero hace varios meses.

Necrópolis muy extensa

El cementerio descubierto se encontraba extramuros de la ciudad musulmana. Entre los siglos XII y XIII se amplió el perímetro, lo que explica el hallazgo de ahora. En los últimos años, distintas promociones de viviendas en el Carme han facilitado que, tras las excavaciones, los expertos se hagan una idea más completa de la extensión de esta pequeña ciudad de los muertos.

Sólo en una de las tumbas hasta ahora, matizó Herreros, se ha encontrado otro elemento aparte de la dura tierra arriba y abajo de los esqueletos. Se trata de restos de cal en la parte inferior.

En la parte sur del solar no han salido tumbas y Herreros duda de que en un estrato inferior pueda salir la huella de una etapa anterior a la musulmana. El Decumanus, una de las calzadas romanas principales que llegaban hasta la Almoina, discurría por la calle Quart, a bastante distancia. En una parcela colindante con esta vía sí que fue hallado un cementerio, de la época romana republicana, uno de los más importantes de la urbe antigua y que ofreció muchos restos arqueológicos.