Cortada la AP-7 en Benissa, la N-225 de acceso al Puerto de Castellón y 17 carreteras secundarias

La AP-7 está cortada a lo largo de tres kilómetros -del 616 al 619- en sentido a Valencia, así como la N-225 de acceso al Puerto de Castellón en el túnel y la zona inferior

EFE |VALENCIA
Corte en la AP7, a la altura de Benissa. Foto JOSÉ IGLESIAS./
Corte en la AP7, a la altura de Benissa. Foto JOSÉ IGLESIAS.

La autopista AP-7 en Benissa (Alicante) y la N-225 de acceso al Puerto de Castellón han sido cortadas al tráfico por desprendimientos debido a las lluvias de las últimas horas, mientras que otras diecisiete carreteras secundarias de la Comunitat están cortadas por inundación.

Según el informe de incidencias hasta las 14:00 horas remitido por la Consellería de Gobernación, la AP-7 está cortada en Pilar de la Horadada (Alicante) a lo largo de tres kilómetros -del 616 al 619- en sentido a Valencia, así como la N-225 de acceso al Puerto de Castellón en el túnel y la zona inferior.

El resto de vías secundarias afectadas por las lluvias se encuentran cortadas por inundaciones y en otras diecisiete carreteras, se recomienda circular por precaución tanto por peligro de inundación como por posibilidad de que se produzcan desprendimientos.

En la provincia de Valencia, el grueso de carreteras cortadas por inundaciones se encuentran en la comarca de la Ribera Alta, donde en estos momentos no se puede circular por la CV-505 que une Alzira y Sueca, la CV-506, la CV-507 de acceso a Benicull y la CV-508 de Corberá a Polinyá del Xúquer.

Igualmente, permanecen cerradas al tráfico en su paso inferior de acceso a la A-7 la CV-520 de Sollana a Catadau y la CV-525 de Algemesí a Alginet, así como el acceso a Cogullada desde Alberic (CV-543).

En la Ribera Alta también permanecen cortadas por inundaciones, según las mismas fuentes, la CV-566 en Llosa de Ranes, la CV-570 en Carcaixent, el enlace entre la CV-575 y la CV-600 (CV-574) y el acceso oeste a Canals (CV-598).

En la provincia de Valencia, también se han visto afectadas por las lluvias las carreteras CV-605 entre Cullera y Gandía y la CV-670 entre el Grau de Gandía y Oliva, ambas en la comarca de La Safor y que se encuentran cortadas por inundaciones.

También están cerradas al tráfico por el mismo motivo las carreteras de la provincia de Castellón CV-20 entre Vila-real y Puebla de Arenoso, la CV-144 (Castellón-Benicassim), CV-148 (Cabanes-Oropesa) y CV-189 (Castellón de la Plana-Ribesalbes).